Horas de infarto para rescate económico de España

Ripe

Tras el adelanto del informe del FMI esta noche, que reconoce la necesidad de unos 40.000 millones de euros para recapitalizar los bancos españoles, España se asoma a un rescate diseñado para que el tsunami de las elecciones griegas no sepulte Europa. Todo apunta a que la operación se producirá este fin de semana.

Empieza la cuenta atrás. En medio de un fuego cruzado de rumores, constataciones y dudas, el Gobierno español encaró ayer varios mensajes surgidos de distintos frentes que apuntan a un callejón sin salida: el país no tendrá más remedio que pedir a Europa el rescate de sus bancos. Según difundió anoche el Fondo Monetario Internacional (FMI), las necesidades de recapitalización del sistema financiero podrían superar los 40.000 millones de euros, como se había especulado en los últimos días. El rescate escenificaría la incapacidad del Ejecutivo para resolver por sí mismo un enorme agujero agravado por la nacionalización de Bankia.

La jornada de ayer fue pródiga en noticias que apuntan a este desenlace. Por la mañana, la agencia británica Reuters publicó, citando a dos fuentes de la UE y una de Alemania, que España solicitaría la asistencia exterior el sábado (por hoy) por la tarde en una videoconferencia de ministros de Finanzas de la eurozona.
La agencia Bloomberg también informaba en este sentido y las ediciones digitales de los diarios Financial Times y The Wall Street Journal daban por hecho que España se había echado en brazos de Bruselas.
El Ejecutivo español no quiso confirmar ni desmentir estos avances, y fuentes oficiales declararon a Expansión.com que “el Gobierno no comenta especulaciones y se remite a las declaraciones del presidente”. Mariano Rajoy dejó anteayer clara su postura: “Si quieren saber la situación real, pregúntenme a mí”.
 
Procedimiento
Pero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta y portavoz del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, no pudo escapar a las preguntas al respecto. Según sus palabras, “no hay decisiones tomadas en ningún sentido y hay que respetar el procedimiento y esperar a los informes del FMI y de los evaluadores independientes”.
 
Santamaría se refería al análisis sobre España que la institución dirigida por Christine Lagarde tenía previsto hacer público pasado mañana. No obstante, finalmente fue difundido esta madrugada (hora española). El informe afirma que “el núcleo del sector financiero español está bien gestionado y resistiría nuevos shocks, pero existen aún importantes vulnerabilidades en el sistema”.
 
Detalla que “persisten vulnerabilidades en algunos segmentos: en el escenario desfavorable, los bancos más grandes estarían suficientemente capitalizados como para resistir nuevos deterioros, en tanto que varios bancos necesitarían incrementar las reservas de capital en alrededor de 40.000 millones de euros en términos agregados para cumplir con el calendario de transición de Basilea III. Es decir, para alcanzar un capital básico de nivel 1 de 7%”.
 
La alusión de la vicepresidenta a los “evaluadores” responde a la inspección sobre la banca que también están realizando las auditoras Roland Berger y Oliver Wyman, cuyas conclusiones deberán ser presentadas el 21 de junio. Santamaría también negó conocer la supuesta reunión de los ministros del Eurogrupo: “A nivel técnico, que yo sepa no hay ninguna”.
 
Aun así, el goteo de mensajes continuó ablandando el techo español. El gobernador del Banco Nacional de Austria y miembro del Banco Central Europeo (BCE), Ewald Nowotny, animó a España a buscar pronto la ayuda exterior: “Cuanto más se aplazan las decisiones, más caras pueden volverse”. Por su parte, Vitor Constancio, vicepresidente del BCE, apuntó también que la petición española es “esperada” para hoy y será “exclusivamente dirigida a la recapitalización de los bancos”. Constancio dijo que “todo es posible” y confirmó que “las conversaciones están en curso”, pero dejó claro que “es el Gobierno español quien debe tomar esa decisión”.
 

TEMAS


España