Iberia y Air Europa tienen un agujero de US$370 millones en Venezuela

Bloomberg

Las aerolíneas suman más de US$3.300 millones pendientes de repatriar. Sólo seis compañías siguen operando en el país latinoamericano.

Expansión

Venezuela sigue siendo un quebradero de cabeza para el sector aéreo. Según las estimaciones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), las aerolíneas tienen US$3.800 millones de dólares retenidos en el país latinoamericano, pendientes de repatriar. Entre las afectadas están Iberia y Air Europa. Estas compañías, que vuelan cada una de ellas tres veces por semana entre Madrid y Caracas, suman más de US$370 millones. “Siempre que he ido a Venezuela me dicen que sí, que no me preocupe, que me van a pagar pero hasta ahora no lo han hecho”, dijo hace unos días Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, empresa propietaria de Air Europa.

Además de Iberia y Air Europa, siguen volando a Venezuela otras tres aerolíneas: Air France, American Airlines y Copa. A ellas se ha unido recientemente la española Plus Ultra, que estrenó en mayo sus vuelos entre Madrid y Caracas dos veces por semana y en julio enlazará Tenerife Norte y la capital venezolana.

Frente a la estrategia de Plus Ultra, en el sector no descartan que en los próximos meses las compañías plieguen velas si la situación se recrudece. Para Peter Cerda, vicepresidente de IATA para América, “Venezuela se está cerrando, no es un tema de la industria aérea, sino una crisis económica, política y social”. Y apunta: “No me extrañaría que, si la situación continúa, siguiesen quitando frecuencias porque tienen que considerar cuál es la manera más eficiente de utilizar sus aviones”. En los últimos meses, United, Delta, Aeroméxico, Avianca, Alitalia, Lufthansa o Air Canada han suspendido sus operaciones a Venezuela por la inestabilidad.

Los problemas de conectividad aérea del país dirigido por Nicolás Maduro contrastan con los acuerdos de cielos abiertos en Ecuador o entre Brasil y Argentina, y con la irrupción del bajo coste gracias a proyectos como Wingo (Colombia), JetSMART (Chile), Volaris (México) o el desembarco de Norwegian Air Shuttle en Argentina.

Resultados a la baja
Por otra parte, la escalada en el precio del combustible -en un año, el barril de Brent se aprecia más del 55%- ha obligado a la industria aérea a rehacer sus números y revisar a la baja su previsión de resultados para 2018. IATA estima que este año las compañías aéreas ganarán US$33.800 millones. La cifra supone una bajada de 12% respecto a la anterior proyección, de diciembre, que apuntaba a US$millones. Es, además, 11% inferior a las ganancias de 2017.

El principal factor de corrección, aunque no el único, es el combustible. IATA prevé que el precio medio del barril de Brent se sitúe en US$70 por barril, lo que supone 27,5% de incremento en relación al año pasado y US$10  más respecto a la que hasta ahora era su estimación para 2018 -US$60 por barril-. Como consecuencia, los costes de combustible, la principal partida de gasto para una aerolínea, pasarán de representar 21,4%  a 24,2% en un año. El impacto, no obstante, será desigual. Las aerolíneas europeas, que contratan derivados para blindarse ante las oscilaciones en el precio, tardarán más en notar efecto en su cuenta de resultados. Mientras, para sus homólogas de EEUU o China, el impacto será casi instantáneo.

El beneficio de las compañías del Viejo Continente crecerá en 2018, hasta alcanzar US$8.600 millones. Es decir, 6,17% más que el año pasado y apenas US$7,58 por pasajero.

TEMAS


Iberia - Europa - Venezuela - Vuelos