Incierto futuro del Plan Colombia en la nueva era de Barack Obama

Daniel Pacheco Sáenz - danielpachecosaenz@gmail.com

Entre el año 2000 y el año fiscal 2013 Estados Unidos habrá enviado ayudas através del Plan Colombia de aproximadamente US$ 8.400 millones. Sin embargo, la reducción de recursos es evidente desde hace varios meses.

Lo que empezó en las administraciones de Pastrana y Clinton como un plan de USD$ 1,300 millones para luchar exclusivamente contra el narcotráfico, adquirió un segundo vuelo en la era Uribe-Bush, y se convirtió en un programa 6 veces más grande, de antinarcóticos y contrainsurgencia.

Desde finales del gobierno anterior empezó una reducción programada de la ayuda, que durante 5 años (2003-2007) estuvo por encima de US$700 millones al año.

Una nueva tendencia más marcada, de equilibrar a la baja el componente social con el militar, parece hasta ahora el sello de la tercera etapa, bajo la dupla Santos-Obama. En la solicitud de Obama al congreso para el año fiscal 2013, los aproximadamente US$330 millones de ayudas, están repartidos 47%-53% entre los rubros sociales y militares. (Ver gráfico)

Pero reducir el Plan Colombia a dólares que vienen de Estados Unidos puede ser engañoso. La gran mayoría del Plan Colombia se pagó en especie, por ejemplo con más de 70 helicópteros, entrenamiento militar, y programas de fortalecimiento institucional y desarrollo.

Un funcionario del gobierno colombiano consultado por LR resalta que para Colombia, sobre todo en el tema militar, la ayuda de Estados Unidos es importante no sólo por su cantidad, 'sino por su calidad', pues, los recursos no están atados a las rigidez de ejecución del presupuesto doméstico.

En segundo lugar, cada vez son más las tareas y los equipos que se nacionalizan, mientras Colombia incorpora la experticia para hacerse cargo.

Por ejemplo, según un reporte del gobierno de EE.UU., los mecánicos de aviación extranjeros en Colombia se redujeron de 312 en el 2004, a 24 en el 2008.

Aún no es claro dónde se trazará el punto de equilibrio en la relación de cooperación binacional. Colombia adquirió una capacidad militar importante a través del Plan Colombia, y tendrá que asumir cada vez más de sus costos. ¿Pero cuántos? Aún no está claro cuál es el fondo del bolsillo de los estadounidenses a largo plazo.

El ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo en Washington luego de reunirse con funcionarios de EE.UU. que 'empieza una era post plan colombia', en la que se explorará cómo la ayuda se fortalece en ciertas capacidades, 'como inteligencia y movilidad'. Pero hasta ahora no hay certeza como se traduce esto en recursos.

Hay diálogo de alto nivel en seguridad
Según el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, el Primer Diálogo de Alto Nivel en Seguridad que sostuvo en Washington con funcionarios estadounidenses, marca un nivel de igualdad sin precedentes en las relaciones entre EE.UU. y Colombia. Pero por ahora pocos detalles han trascendido aún sobre el encuentro, sobre todo acerca del nivel de responsabilidad que tendrá que asumir en el futuro el gobierno de Colombia. Según el Dirección Nacional de Planeación (DNP), entre el 2000 y el 2005, Colombia asumió el 65% del gasto, y EE.UU. el 35% restante. Esta proporción se ha inclinado cada vez más hacia el lado colombiano con la reducción gradual de la ayuda estadounidense. El proceso de nacionalización ha tenido altibajos, según un reporte del gobierno de EE.UU. del 2008. En sector de defensa, también ha habido un proceso permanente de negociación, con devolución de algunos equipos a EE.UU. que Colombia ya no usa.

La opinión

Juan Carlos Pinzón
Ministro de Defensa

'En la reunión del alto nivel en Seguridad con Estados Unidos tuvimos un diálogo de iguales, como el que tienen ellos con otras grandes naciones'.