Indecisión en Europa empeora falta de confianza

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La dinámica de señalar las responsabilidades de otros cuando se necesitan decisiones contundentes volvió a ser el plato del día entre los líderes europeos después de la decepción que generó la falta de medidas por parte del Banco Central Europeo (BCE). De ahí que la falta de un mensaje claro siga causando que la confianza del consumidor en la zona euro se mantenga a la baja.

A la desilusión que dejaron las declaraciones del presidente del BCE, Mario Draghi, se sumó la incertidumbre con lo que pueda pasar con España, después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señalara que todavía no hay una decisión sobre una posible ayuda.

Draghi dijo que para que la autoridad monetaria pudiera entrar a comprar bonos de deuda, cada gobierno debía solicitar ayuda al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef) o al Mecanismo Europeo de Estabilidad. Esta sería la única forma en que el BCE tendría la disposición para actuar. “El BCE no puede sustituir a los gobiernos”, dijo el italiano.

Pero Rajoy respondió  que debe esperar a conocer cuál es el verdadero plan del BCE antes de tomar una decisión para solicitar ayuda extra. Con esto, todavía queda por definir cual será el paso que restaurará la confianza.

“El BCE quiere que los países tomen medidas y van a forzar a España para empiece a mirar soluciones estructurales. España debe actuar primero, pues tiene responsabilidades muy grandes”, dijo Sebastián Gallego, analista internacional de Serfinco.

“Pero también lo que dijo Rajoy es una presión extra a la falta de acción de lo que pasó el jueves (con el BCE). Pero la función del banco no puede ser resolver los problemas de todos los países de forma inmediata”, agregó.

El problema es que de continuar la indecisión, tanto de parte de la autoridad monetaria europea como del gobierno español, la falta de una solución, continuará afectando la confianza de los consumidores.

“La indecisión de los directores monetarios afecta la confianza, la percepción de las personas y su disposición a consumir o invertir”, comentó José Fernando Restrepo, director de investigaciones de Interbolsa.

“El mensaje que hay que mandar es que se están tomando medidas para generar crecimiento económico. Hay que dejar saber   si se ve o no una salida clara en el tema económico y fiscal”, agregó.

El Indicador de Confianza del Consumidor  de España, medido por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), marcó un nuevo récord negativo en julio al situarse en 37,6 puntos, 13 menos que en junio y 10 por debajo del mínimo histórico de julio de 2008. Según el CIS, este importante descenso del Índice se debe tanto a una peor valoración de la situación actual como al descenso de las expectativas de los ciudadanos.

Además, la confianza económica de toda la zona euro volvió a caer en julio ante una profundización del declive de la actividad del bloque y un aumento del pesimismo.

Mario Monti dejó claro que Italia no necesita un rescate

Mientras España no fue capaz de aclarar cuales serán sus próximas medidas, el primer ministro italiano Mario Monti, aseguró este jueves que Italia no pedirá un rescate financiero.

El político de Roma dijo que no consideraba un fracaso que Mario Draghi, presidente del BCE, no diera a conocer un plan completo y aseguró que las finanzas de Italia son sólidas.

Monti ya había dicho esta semana que culpaba a los inversionistas por los altos precios de los bonos de deuda, quienes no aprecian las reformas adoptadas.

Las opiniones

Sebastián Gallego
Analista internacional de serfinco

“El BCE quiere que los países tomen medidas y van a forzar a España para empiece a mirar soluciones estructurales. España debe actuar primero, pues tiene responsabilidades”.

José Fernando Restrepo
Director de investigaciones de Interbolsa

“La indecisión afecta la confianza, la percepción de las personas y su disposición a consumir o invertir. Hay que dejar saber si se ve o no una salida clara”.

Estefanía Ponte
Directora de Economía de Cortal Consors

“Rajoy no se ha mostrado tan contundente como en otras ocasiones cuando ha rechazado algún tipo de respaldo para la economía y eso es considerado positivo”.