Inspectores de la troika concluyen visita a Grecia con balance positivo

Reuters

Grecia ha hecho algunos progresos en identificar los recortes presupuestarios necesarios para continuar con su programa de rescate, pero no ha terminado toda su labor y los inspectores internacionales regresarán al país heleno en septiembre para dar su veredicto, dijeron funcionarios.

Los inspectores del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Unión Europea – conocidos como la troika – concluyeron su visita a Grecia y dijeron que las negociaciones con la nueva coalición del Gobierno griego fueron productivas.

"Las negociaciones fueron buenas, hicimos buenos avances. Tomaremos un receso y volveremos a inicios de septiembre", afirmó el jefe de la misión del FMI en Grecia, Poul Thomsen, tras una reunión en el Ministerio de Finanzas.

Grecia se ha comprometido a aplicar una serie de reformas y medidas estimadas en 11.500 millones de euros para convencer a sus prestamistas internacionales de que ofrece garantías para recibir el salvataje de 130.000 millones de euros y evitar la bancarrota.

Puesto que existen vencimientos de bonos por 3.200 millones de euros en agosto y funcionarios griegos han advertido que el Estado se quedará sin efectivo en cuestión de semanas, la decisión que tome la troika resulta fundamental para la supervivencia de Grecia.

"Las discusiones sobre la implementación del programa fueron productivas y existe un acuerdo general sobre la necesidad de fortalecer los esfuerzos de política para alcanzar los objetivos", dijeron la Comisión Europea, el FMI y el BCE en un comunicado.

"Las autoridades griegas están comprometidas con seguir adelante con determinación en su trabajo durante el próximo mes", aseveró.

Atenas culpa a una recesión mucho más profunda de lo esperado por no haber cumplido con sus metas y desea más tiempo para alcanzar los objetivos impuestos en el rescate. Los prestamistas dicen que el lento ritmo en la implementación de reformas no ha permitido que el salvataje sea efectivo.

En comentarios publicados por el diario local Ethnos, el ministro de Finanzas Yannis Stournaras afirmó que las medidas de austeridad eran necesarias para que el programa de ayuda se encaminara y ayudara a Atenas a restaurar la credibilidad entre sus socios europeos.

"Un programa creíble nos ayudará a apuntalar las negociaciones sobre la extensión de un marco de tiempo con argumentos tangibles, que sumado a las reformas y privatizaciones sacarán al país de la recesión", señaló Stournaras al diario.

Los funcionarios griegos han dejado de lado temporalmente sus pedidos de una renegociación de los términos del rescate y en cambio han aprobado nuevas medidas fiscales para el 2013 y el 2014, en su mayoría recortes de salarios, pensiones y beneficios sociales.

Sin embargo, se espera que los recortes hallen resistencia entre los ciudadanos griegos, hartos de años de austeridad y de la peor recesión vista en décadas, ahora en su quinto año.

"Haremos todos los esfuerzos para que las medidas sean socialmente justas", sostuvo un funcionario del Ministerio de Finanzas griego, bajo condición de anonimato.
 

TEMAS


Grecia