Intereses particulares alejan solución de la crisis económica

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

A partir de hoy, los propósitos particulares de los líderes de la Unión Europea (UE) chocarán entre sí, cuando se empiecen a debatir los puntos más cruciales en las soluciones para la crisis de la zona euro. Alemania, Francia, Italia y España, las economías más grandes, ya empezaron a tomar sus posiciones.

Entre hoy y mañana, Bruselas vuelve a recibir a los jefes de Estado y Gobierno de los países de la UE, en el llamado Consejo Europeo, y de nuevo el tema girará en torno a la crisis y la necesidad de integración para conjurarla.

Sin embargo, en esta ocasión las posiciones de los líderes es más clara y distante de las otras. Cada una de ellas conlleva los progresos o problemas que ha tenido el país en los últimos meses.

Por ejemplo, el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, tenía en la cabeza que necesita bajar la presión sobre la prima de riesgo del país para poderse financiar. De ahí que sus esfuerzos se concentraran en convencer a los miembros del consejo para que se permita que el rescate sea inyectado directamente a la banca y no cuente como deuda del Estado.

No obstante, el Eurogrupo ya decidió que el gobierno sí será el último responsable de ese préstamo y por ello seguirá la vigilancia de sus finanzas públicas.

Por su parte, el primer ministro italiano, Mario Monti, quien ya ha aplicado fuertes medidas de recorte en su país pero últimamente ha mostrado ganas de incentivar el crecimiento, dijo que es hora de que la cumbre produzca resultados.

El italiano dijo que no aceptaría declaraciones preparadas con anticipación para el encuentro y aseguró estar dispuesto a negociar hasta la noche del domingo de ser necesario para acordar medidas que tranquilicen a los mercados de una vez por todas.

'Se puede esperar una posición unificada. Se ha pensado que se planteará la posibilidad de un compra de bonos por parte de los fondos de rescate. Lo que no se puede esperar es que se hable de eurobonos', dijo Vanessa Santrich, analista de Ultrabursátiles.

En efecto, tal vez la dificultad más grande que puedan tener los líderes es enfrentarse a la negativa de Alemania a algunos temas cruciales, en especial los eurobonos. La canciller, Angela Merkel, señaló ayer que emitir eurobonos sería repetir un 'error del pasado' y añadió que sólo se hará cuando se hayan aplicado controles fiscales necesarios en Europa.

Por último, el presidente de Francia, François Hollande, pidió un poco más de solidaridad con los países en problema, antes de hablarse de ceder su soberanía sobre sus presupuestos, como lo propuso Herman Van Rompuy.

Alemania

La canciller alemana, Angela Merkel es la única de los mandatarios de las economías más grandes de Europa que continúa con la misma posición desde el inicio de la crisis europea. Ha manifestado que en esta reunión mantendrá su negativa de emitir bonos de deuda conjunta para toda la zona euro, pues sería volver a cometer los errores del pasado. Sin embargo reconoció que 'no se hace ilusiones' y que sabe que en Bruselas tendrá que hacer frente a cierta 'controversia' por la defensa de sus ideas.

España

El principal objetivo que tenía el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, era convencer a los jefes de Estado de permitir que el rescate que solicitó se inyectara directamente a la banca y no al Estado. Sin embargo, ayer los ministros de finanzas del Eurogrupo acordaron que eso no sería posible y que el gobierno será el último responsable del pago de esos dineros. Hasta ahí llegaron sus planes para que el préstamo no se sumara a la deuda del país y se redujeran los altos intereses que tiene que pagar al emitir bonos.

Francia

El presidente de Francia, François Hollande, no tiene mucha experiencia con las cumbres de la Unión Europea pero sabe que tiene que mantener las posturas que lo eligieron. Después de conocer el texto presentado por el presidente del consejo europeo, Herman Van Rompuy, Hollande dijo que debía haber más solidaridad en Europa antes de que los países puedan ceder más soberanía sobre sus presupuestos, como se propuso con la creación de un `superministerio` de Finanzas. Se espera que siga presionando por acordar medidas de crecimiento.

Italia

El primer ministro y jefe de la cartera de finanzas de Italia, Mario Monti, parece ser el que más exasperado está con los procesos de conciliación que tiene la Unión Europea. Monti, quien ya ha aplicado fuertes medidas de recorte en su país pero últimamente ha mostrado sus ganas de incentivar el crecimiento, dijo que no aceptará que la cumbre se llene de declaraciones preparadas de antemano y aseguró estar dispuesto a negociar todo el fin de semana si es necesario para acordar medidas que tranquilicen a los mercados de una vez por todas.

Los intereses de Gran Bretaña, en manos de Cameron

Otro de los mandatarios que ejercerá una fuerte influencia sobre los demás en la cumbre de líderes europeo de hoy es el primer ministro británico, David Cameron.

Gran Bretaña, que si bien no utiliza el euro, sí depende en su mayoría de las exportaciones que van al continente y de los servicios bancarios y financieros que presta. Este último sector mostró particular preocupación ante lo que pueda hacer el mandatario en la cumbre, en especial, de llegarse a concretar una unión bancaria que debilite a la fuerza de la City de Londres.

Las opiniones

Vanessa Santrich

Analista de ultrabursátiles

'Se puede esperar una posición unificada sobre la posibilidad de compra de bonos por parte de los fondos de rescate, pero no se hablará de eurobonos'.

Pierre Moscovici

Ministro de finanzas de francia

'La cumbre es esencial porque hay que sentar ahora las bases de la segunda fase del euro, que le permita consolidarse definitivamente'.

TEMAS


Alemania - España - Europa - Francia