Japonesas cerraron sus plantas en China por protestas

Reuters

Las empresas tecnológicas japonesas más importantes anunciaron ayer cierres de fábricas en China e instaron a los miembros de su personal emigrantes a quedarse en sus casas, ante la posibilidad de que se produzcan nuevas protestas violentas por una disputa territorial entre las dos economías más grandes de Asia.

El peor brote de sentimiento anti Japón sucedido en China en décadas derivó el fin de semana en manifestaciones y ataques violentos contra empresas japonesas famosas como las automotrices Toyota y Honda, los que obligó a ciudadanos japoneses residentes a esconderse. Medios chinos advirtieron que las relaciones comerciales entre ambos países podrían estar en riesgo.

El portavoz del ministro de Relaciones Exteriores de China Hong Lei dijo que el Gobierno protegería a las firmas y ciudadanos japoneses y pidió a los manifestantes que obedezcan las leyes.

'Las graves y destructivas consecuencias de la compra ilegal de Japón de las Islas Diaoyu todavía siguen emergiendo, y la responsabilidad por eso debe ser de Japón', dijo el portavoz en un comunicado.

Ambos países, que generaron un comercio bilateral de 345.000 millones de dólares el año pasado, discuten sobre un grupo de islas deshabitadas en el Mar Oriental de China, como parte de una larga disputa que resurgió la semana pasada cuando el Gobierno japonés decidió comprar algunos de los territorios a un propietario privado de su nación.