Jp Morgan Chase ve ‘masivas’ fusiones en países nórdicos

Jamie Dimon, CEO de JPMorgan

Las compañías de ese país han reportado crecimientos en el semestre superiores a 25%.

Bloomberg

Hay mucho dinero en efectivo en la región nórdica y eso deja mucho potencial para más fusiones y adquisiciones, según JPMorgan Chase & Co.

“Hay cantidades masivas de polvo seco tanto en el lado corporativo, donde los saldos de efectivo son muy buenos, y en el lado de capital privado, donde vemos mucha actividad”, dijo Jonas Wikmark, el jefe de fusiones y adquisiciones nórdicas en JPMorgan. “Vemos un sentimiento muy positivo en la mayoría de los sectores y creo que eso lleva a muchos acuerdos”.

La región nórdica ya está siendo testigo de un pronunciado aumento en las transacciones, con el valor de las transacciones pendientes y completadas que se dispararon un 28% a US$154.000 millones durante el año pasado, según los datos de Bloomberg. Aunque la cantidad real de acuerdos ha disminuido, las ofertas que se están haciendo son mucho más grandes.

Los bancos de Wall Street dominan en medio de la región nórdica del auge de M & A. Parte del creciente apetito por tales transacciones está siendo alimentado por la sensación entre los ejecutivos de que ahora es el momento de comenzar a usar nuevas tecnologías mediante la adquisición de nuevas empresas.

“Muchas industrias están siendo interrumpidas y para algunas compañías, el ataque es la mejor forma de defensa”, dijo Wikmark. “Piensan ‘¿cómo puedo interrumpirme antes de que alguien más lo haga?'”

Hay muchos compradores institucionales y tienen mucha liquidez de la que deshacerse, por lo que la competencia por los objetivos es dura. Como resultado, están ocurriendo algunos atesiones menos tradicionales. Los ejemplos incluyen fondos de inversión que amplían la definición de infraestructura para incluir telecomunicaciones y atención médica.

“Los modelos de suscripción tienden a generar flujos de efectivo bastante estables y creo que eso ha permitido a los inversores intentar redefinir las industrias que pueden percibirse como infraestructura, hasta cierto punto”, dijo Wikmark por teléfono desde Londres.

El desarrollo también ha abierto la puerta a más operaciones de financiación de fondos privados, como hospitales, guarderías, escuelas y viviendas sociales, que tradicionalmente han sido proporcionados por el sector público. Y con los presupuestos públicos cada vez más presionados, especialmente a medida que las poblaciones envejecen, muchos consejos eligen arrendar espacio en lugar de poseerlo, invitando a más inversores privados al mercado inmobiliario público.

Esa tendencia va más allá de los nórdicos. El año pasado, 19% de los acuerdos de infraestructura global se realizaron en el ámbito social, frente al 12% en 2015, según las estimaciones de Preqin Ltd. Casi el 90% de las transacciones tenían un valor de menos de US$500 millones cada una.

“La mayoría de los fondos se están volviendo más abiertos, buscando nuevos sectores que puedan llamar infraestructura, porque la abundancia de capital y un entorno de baja tasa de interés continúan prevaleciendo y las oportunidades se reducen en los sectores centrales”, dijo Carsten Woehrn, quien fue nombrado el jefe de fusiones y adquisiciones de infraestructura de EMEA de JPMorgan a principios de este mes.

A medida que fluye más dinero privado hacia la infraestructura, los fondos que realizan la compra han visto crecer sus balances en tamaño. Muchos han comenzado a pasar de ser “activos ultraregulados, contratados a largo plazo, muy estables” a un “más núcleo + espacio”, dijo Woehrn. La clave para estas inversiones es que “cumplen los criterios que hacen que una inversión en infraestructura, como la protección contra la inflación, algún nivel de estabilidad para las ganancias en el futuro”.

Los beneficios de invertir en activos sociales pueden incluir un flujo de caja constante, diversificación de cartera y protección contra la inflación. Por otro lado, muchos proyectos son pequeños, pueden encontrar ineficiencias operativas o correr riesgos regulatorios y de reputación. Sin duda, las exposiciones a proyectos sociales solo representan aproximadamente una quinta parte de toda la inversión en infraestructura para la industria.

“Es justo decir que es incipiente, al menos en los países nórdicos, y algo para estar atentos para seguir adelante”, dijo Wikmark. “A muchos fondos de infraestructura les encantaría invertir más en la región nórdica si los activos están disponibles”.

TEMAS


Análisis de Bloomberg - países nórdicos - JP Morgan - JPMorgan