JPMorgan gana en trimestre pese a pérdidas por derivados

Ripe

JPMorgan Chase & Co, el banco más grande de Estados Unidos, anotó una pérdida por operaciones con derivados por 4,400 millones de dólares, pero destacó que limpió al grupo responsable de las malas apuestas financieras.

 

El banco dijo que su Oficina de Presidencia de Inversiones (CIO por su sigla en inglés), responsable por el escándalo financiero, ya no estaba haciendo apuestas con derivados de créditos, y que otro grupo administrará las operaciones que quedaron pendientes.
 
La CIO, que administra el riesgo general del banco e invierte los depósitos excedentes, ahora se enfocará en inversiones conservadoras, dijo JPMorgan. Los problemas fueron aislados en ese grupo, agregó la empresa.
 
Hemos dejado la mayor parte de ese problema atrás y ahora podemos enfocar toda nuestra energía en lo que hacemos mejor", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de la entidad, Jamie Dimon.
 
Las pérdidas operacionales fueron un duro golpe para un presidente ejecutivo que era respetado por haber mantenido a su banco rentable durante la crisis financiera.
 
A pesar de las pérdidas por derivados, la ganancia neta de JPMorgan en el segundo trimestre fue de 4,960 millones de dólares, o 1.21 dólares por acción, que se comparan con un beneficio de 5,430 millones de dólares, o 127 dólares por título, en el mismo período del año anterior.
 
Las pérdidas por derivados después de impuestos redujeron la ganancia por acción del banco en 69 centavos, dijo JPMorgan.
 
En el trimestre, JPMorgan hizo más créditos hipotecarios, lo que ayudó a los resultados del grupo.
 
El banco también dijo que redujo sus ganancias del primer trimestre en 459 millones de dólares por las pérdidas con derivados, al decir que sus operadores estimaron mal el valor de sus posiciones.
 
La firma dijo que la mala información proporcionada reflejaba la debilidad de su sistema de controles internos al reportar los resultados de su primer trimestre.
 
JPMorgan espera presentar sus resultados ajustados del primer trimestre en las próximas semanas.
 
Las acciones del banco subían un 1.8%, a 34.65 dólares, en las transacciones previas a la apertura oficial del mercado.
 
Las pérdidas por derivados surgieron por una estrategia de cobertura de la oficina de Londres que no funcionó y en el que, según fuentes del mercado, el operador Bruno Iksil era parte de un equipo que estaba haciendo apuestas gigantescas.
 
Una fuente dijo que Iksil dejó el banco.
 
El reporte de resultados se conoció tres meses después de que Dimon, de 56 años, dijo a analistas que las noticias sobre Iksil y las crecientes pérdidas en Londres eran una "tormenta en una taza de te".
 
Esos comentarios, que Dimon luego le dijo al Congreso que eran "absolutamente equivocados", incrementaron el daño en la reputación de la entidad y su argumento de que el banco no era demasiado grande como para no poder ser administrado con prodencia.
 
Los ingresos del segundo trimestre sumaron 22,900 millones de dólares. Los analistas esperaban una ganancia por acción de 0.70 dólares en el período e ingresos por 21,790 millones de dólares, según Thomson Reuters I/B/E/S.
 
 

TEMAS


JP Morgan