JPMorgan pierde US$2.000 millones por falla en coberturas

Reuters

Desde finales de marzo, la presidencia de inversiones “ha tenido significativas pérdidas por valoración a precio de mercado en su portafolio de créditos sintéticos”, aseguró la firma en un documento trimestral entregado a la Comisión de Valores estadounidenses (SEC, por sus iniciales en inglés).

Esta revelación no solo golpeó las acciones del sector financiero, sino también  la reputación del banco y de su destacado presidente ejecutivo, Jamie Dimon. 

JPMorgan dijo que otras ganancias compensaron parcialmente la pérdida operativa, y que estima que la unidad de negocios con la cartera reportará una pérdida por US$800 millones en el segundo trimestre, excluyendo resultados de inversión privada y gastos judiciales. Esta cifra se compara con una ganancia de alrededor de US$200 millones prevista anteriormente por el banco. 
 
"Podría costarnos hasta US$1.000 millones o más", dijo Dimon, en una rueda de prensa programada de apuro y en la que le ofreció disculpas a los analistas de bolsa. "Es riesgoso y durará un par de trimestres", dijo Dimon. 
 
La pérdida en dólares, no obstante, podría ser menos significativa que el golpe asestado a la reputación de Dimon y del banco. JPMorgan tenía US$2,32 billones  en activos apoyados por US$190.000 millones en valores de accionistas al término de marzo, y es el más grande de Estados Unidos por activos. "Esto nos hace ver como tontos", reconoció Dimon. 
 
JPMorgan es considerado un sólido gestor de riesgo después de que nunca reportó una pérdida durante la crisis financiera, y por ser una entidad que fue lo suficientemente fuerte para adquirir al banco de inversión Bear Stearns y al banco de consumo Washington Mutual, cuando ambos colapsaron en 2008. 
 
Este anuncio podría afectar esa reputación "además de afectar la credibilidad de la gerencia", escribió Jason Goldberg, analista de Barclays, en una nota a sus clientes. 
 
Las acciones del banco cayeron un 5%  tras el cierre del mercado, recortando pérdidas desde la reacción inicial al anuncio, y otras acciones financieras también cayeron drásticamente. Las de Citigroup perdieron un 2,4%  y las de Bank of America cedieron un 1,7%. 
 
Dimon agregó que los errores cometidos son "atroces" y pidió perdón a los analistas durante la conferencia, organizada de urgencia inmediatamente después de informar lo sucedido al regulador. 
 
El ejecutivo reconoció que los errores son especialmente vergonzosos a la luz de su abierta crítica a la llamada Regla Volcker, que apunta a evitar que se repita la crisis financiera de 2007-2009, limitando la posibilidad de los bancos de tomar riesgos excesivos apostando en el mercado con fondos propios. 
 
"Esto caerá en las manos de un puñado de 'entendidos' allá afuera, pero así es la vida", dijo Dimon. Añadió que aún mantiene sus argumentos en contra de la regla Volcker. El problema en JPMorgan, dijo, fue con la ejecución de las estrategias de cobertura. La estrategia "mutó con el tiempo" y fue "inefectiva, precariamente vigilada y pobremente construida", agregó.
 
"Esto violó nuestros principios. Estas transacciones violan el principio Dimon", enfatizó. 
 
La presidencia de inversiones es el brazo que JPMorgan usa para hacer apuestas que cubran sus portafolios de tenencias individuales, como créditos a empresas de mayor riesgo.