Corea del Norte y EE.UU. se comprometen a la desnuclearización de la península

Rueters

La desnuclearización de Corea del Norte será un punto clave en la reunión

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, coincidieron hoy en una cumbre histórica en Singapur, y aunque aún son pocos los detalles sobre el encuentro, los dos países se comprometieron en la desnuclearización de la península de Corea.

En una entrevista con Fox News, el presidente estadounidense dijo que “creo que ahora vamos a comenzar el proceso de desnuclearización de Corea del Norte. Pienso que (Kim) volverá y lo iniciará inmediatamente”, con lo que no solo prevé que haya nuevas negociaciones, sino que  se podría poner fin a más de 50 años de tensiones políticas entre ambas naciones.

Ahora, la pregunta es cómo reaccionarán las dos naciones ante el enfrentamiento de dos modelos económicos completamente distintos, tanto en su tamaño, como en sus relaciones con el resto del mundo, factor que se ve reflejado en la relación de dependencia que tiene Corea del Norte con China y la polivalencia de EE.UU. en las relaciones comerciales.

Dicho factor se puede ver en apartados como las importaciones y exportaciones de cada uno de los países en 2015. Para ese entonces, el mayor cliente de Corea del Norte en ambos rubros era China, pues abarcaba más de 80% en cada uno de ellos, mientras que la presencia de EE.UU. era mucho mayor, tanto así que México y Canadá, sus principales clientes en los dos campos, no sobrepasaban 20%.

Otro de los puntos de comparación más fuertes entre ambas naciones es su PIB. Para 2016, el producto interno bruto de Corea del Norte llegaba a US$28.500 millones, mientras que el de EE.UU. registró US$18,62 billones, superando 653 veces a la nación que lidera Jong-un.

En el apartado de inversión extranjera directa también se puede ver la reticencia global a aportar dinero a Corea del Norte en 2016, pues el capital de ese rubro en ese año llegó a US$90 millones, mientras que el de EE.UU. ascendió a US$479.415 millones; 5.327 veces más grande.

En cuanto a los temas a tratar entre los dos mandatarios, la desnuclearización de Corea del Norte es el más importante, pues dicha acción se considera como la posibilidad de “abrir la puerta a diálogos con el gobierno estadounidense”.

El experto en estrategia nuclear del Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT por sus siglas en inglés), Vipin Narang, destacó que uno de los aspectos clave para que la reunión tenga éxito es que Trump mantenga “unas expectativas realistas” frente a los resultados que salgan de estas conversaciones.

“Si el presidente Trump cree que irá a la cumbre para que le entreguen las llaves del reino nuclear de Kim, es posible que tenga un rudo despertar”, aseguró.

Asimismo, mencionó que “no hay ninguna razón” para que la cumbre no pueda avanzar hacia la desnuclearización y la paz en la Península Coreana, pero tendrá que ser “paso a paso” y durante un largo período de tiempo.

Por su parte, el doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, Jerónimo Ríos, aseguró que la cumbre tiene un aire “bastante optimista”, pues ante la precariedad de la economía y las hambrunas que ha padecido Corea del Norte recientemente, Kim Jong-un ha optado por bajar la presión a sus rivales internacionales y ha tomado la desnuclearización como una opción, actitudes que el experto consideró “razonables”.

El analista también añadió que el hecho de que países como Corea del Sur o China tengan intereses colectivos en la cumbre, tanto de corte político como económico, es preponderante para que tenga un buen final.

LOS CONTRASTES

  • Vipin NarangExperto en estrategia nuclear del MIT

    “Si el presidente Trump cree que irá a la cumbre para que le entreguen las llaves del reino nuclear de Kim, puede que tenga un rudo despertar”.


  • Jerónimo RíosDoctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid

    “En caso de que la cumbre terminase mal, no afectaría negativamente a Estados Unidos, pero tampoco a Corea del Norte”.

“En caso de que la cumbre terminase mal, no afectaría negativamente a Estados Unidos, pero tampoco a Corea del Norte, porque las tres cuartas partes de su PIB dependen de su relación con China”, mencionó.

A su vez, aseguró que la situación económica de Estados Unidos “no se verá afectada”, por la manera en que se resolvieron los momentos de mayor tensión que atravesó hace poco, como las importaciones con China.

Tanto Trump como Kim Jong-un expresaron en anteriores ocasiones que la cumbre es “un excelente primer paso” que les permitirá a ambas naciones “construir un buen futuro”, pues ambos mandatarios han evidenciado su disposición de sentarse “cara a cara” y resolver asuntos en cualquier momento y de cualquier manera para llevar a “una larga y duradera prosperidad y paz”.

La cumbre estuvo a punto de no realizarse

El pasado 16 de mayo, el gobierno norcoreano puso en duda la realización de la cumbre con Estados Unidos debido a los ejercicios militares que Corea del Su y el país norteamericano realizaron en conjunto, acción que el gobierno de Jong-un tomó como “una provocación”. A su vez, el pasado 22 de mayo, Trump mencionó que el encuentro tenía “serias posibilidades” de retrasarse, para luego cancelarla el 24 de mayo ante la “hostilidad e ira” del gobierno norcoreano. Finalmente, la reunión volvió a confirmarse en 26 de mayo.

TEMAS


Donald Trump - Kim Jong Un - Estados unidos - Corea del Norte - Cooperación Internacional - PIB - Importaciones - Exportaciones - Inversión - La inversión extranjera directa