La cancelación de Ecuador a la Cumbre mancha gestión diplomática de Colombia

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Los expertos en relaciones internacionales aplaudieron la forma en que el gobierno de Juan Manuel Santos resolvió el tema de la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas. Sin embargo, la negativa del presidente de Ecuador Rafael Correa, a participar en el encuentro que se llevará a cabo en Cartagena puede ser una mancha negra en su desarrollo.

Durante su visita, la primera de un presidente colombiano a la isla en 10 años, Santos anunció que no podía extenderle una invitación a Raúl Castro para que viajara a Cartagena pues su inclusión en la Cumbre debía ser un consenso entre todos los países participantes.

'Le manifestamos al presidente Castro que apreciamos su deseo de hacer parte de esta reunión pero que en estas circunstancias es muy difícil extenderle una invitación (…) Agradecimos su comprensión por no querer crear problemas en torno a la Cumbre', dijo el presidente en un comunicado.

El gobierno cubano anunció que abraza la exclusión y no está interesado en que se discuta su participación en Cartagena.

'Para Cuba no es aceptable que en una reunión privada se trate este tema en su ausencia', dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez en una rueda de prensa.

'Si esta exclusión sirve para avanzar más resueltamente hacia nuestra completa y definitiva independencia, bienvenida sea', añadió.

Ante la negativa, el mandatario ecuatoriano Rafael Correa anunció que no asistirá a la Cumbre, por lo que podría extenderse el conflicto. No obstante, el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo que intentará convencer a Correa de que asista y aseguró que la posibilidad de un boicot está descartada.

Este resultado es aplaudido por los analistas, pero lo que se debe superar ahora es que el tema cubano no se imponga sobre los otros de la agenda.

'Ante las circunstancias se obró de manera diligente por parte la diplomacia colombiana. Cuba no cumplía los requisitos', dijo Juan Manuel Osorio, director del programa de relaciones internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. 'Este tema va a seguir siendo parte de la cumbre así no esté en la agenda', advirtió.

Por su parte, para Jairo Velázquez, internacionalista de la Universidad de la Sabana, 'internacionalmente, el gobierno sigue haciendo las cosas bien y termina logrando los objetivos. Es muy bueno que esta crisis se haya resuelto', dijo.

'El problema ahora es que puede resultar ser un conflicto la modificación de la agenda a discutir', agregó haciendo énfasis en que estos eventos no son fáciles de cambiar.

La discusión de Cuba será en público
La Canciller Maria Ángela Holguín manifestó en un rueda de prensa que si bien Cuba no quiere que se discuta su participación en la Cumbre de las Américas, el Gobierno colombiano sí va a proponer el debate.
'Sabemos que el tema se va a dar porque muchos de los países de la región nos lo han manifestado de esta manera', indicó Holguín.
La declaración vino después de que el canciller cubano, Bruno Rodríguez dijera que 'para Cuba no es aceptable que en una reunión privada se trate este tema en su ausencia'.

'Lo que yo interpreto de las declaraciones del canciller Rodríguez es que no quisieran que esto se diera en el segmento privado, se dará en donde están los presidentes con las delegaciones', aclaró la ministra, quien agregó que el presidente Santos ya había hablado con el presidente ecuatoriano Rafael Correa sobre el tema.

La opinión

Jairo Velázquez
Internacionalista de la Universidad de la Sabana

'Internacionalmente, el gobierno sigue haciendo las cosas bien y termina logrando los objetivos. Es bueno que esta crisis se haya resuelto'.