La evidente estrategia detrás de la candidatura de Jim Yong Kim a la presidencia del BM

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

El anuncio de la nominación de Jim Yong Kim como candidato a la presidencia del Banco Mundial (BM) por parte de la Casa Blanca fue una sorpresa para el público, pero es una movida estratégica que apunta a calmar los ánimos de los demás países y a la vez darle un vuelco a la imagen de la institución.

Varias cosas sorprendieron de la nominación de Kim, la cual es casi una garantía de que será el próximo presidente del BM. Por un lado, no estaba entre los posibles candidatos que los medios habían propuesto. Por otro, es doctor en medicina y en antropología y no tiene experiencia en el campo económico. Por último, aunque criado en Estados Unidos, Kim nació en Corea del Sur, algo inusual si se considera la trayectoria de los antiguos presidentes del banco.

Sin embargo, los analistas están de acuerdo en que cada una de esas particularidades son también un punto positivo para esta nominación.

En el aspecto de que no estaba entre los candidatos esperados, se refleja la intención del presidente Barack Obama de darle un vuelco a la imagen de esta institución de más de 60 años.

'Los otros candidatos tenían una experiencia más económica. El mensaje que se quiere dar es que hay que cambiar la orientación del banco y darle un sentido más social, para lo que fue creado', dijo Mario Forero, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

El punto débil podría ser su falta de experiencia en economía pero hay que recordar que el objetivo del BM es también el desarrollo social de los países. De ahí que se haya escogido a un doctor reconocido por su trabajo humanitario alrededor del mundo a través de Socios en Salud y la Organización Mundial de la Salud.

'Es una sorpresa pero él tiene un prestigio académico y tiene experiencia en centros de salud de alto nivel', dijo Gonzalo Palau, profesor de economía de la Universidad del Rosario.

'Como el Banco Mundial está mas enfocado a atender problemas de salud y pobreza, es una condición favorable que se tenga este tipo de experiencia humanitaria', agregó.

Ahora bien, la nominación de Kim también obedece a un esfuerzo de la administración de Obama por calmar los ánimos de los países que protestaban por que todos los presidentes de la institución han sido norteamericanos, y pedían una nominación más abierta.

Ejemplo de esto fue que esta semana se reveló el nombre de dos candidatos de otros países. Uno de ellos fue el colombiano José Antonio Ocampo, exministro de finanzas y académico. El otro fue la ministra de finanzas y antes vicepresidenta del BM, Ngozi Okonjo-Iweala.

'Es sorprendente que las otras naciones empiecen a postular los candidatos cuando siempre la tradición ha dicho que el candidato elegido viene de Estados Unidos', dijo Jairo Velázquez, internacionalista de la Universidad de la Sabana.

La intención que había con estas nominaciones era presentar alternativas muy buenas a una presidencia norteamericana. El candidato colombiano y su contrincante nigeriana, tienen excelentes hojas de vida que prometían ser un reto para la elección de los estadounidenses, pero solo desde el punto de la economía.

'Es una elección inteligente porque el médico es de origen coreano y un tema latente en el Banco es la crítica de los países en desarrollo', dijo Forero.

'Es una buena movida política para satisfacer el deseo de mantener el control y aún así satisfacer al resto del mundo que quiere tener más participación, de ahí que escoja a una persona que no sea tradicional', comentó Palau.

Un perfil diferente
Jim Yong Kim nació en Seúl, Corea, pero fue criado en el estado de Iowa en el centro de Estados Unidos.

Fue a la universidad de Brown, pero obtuvo su título en medicina en Harvard, donde después también obtendría un doctorado en antropología.
Dedicó mucho de su carrera a enseñar en su alma mater, pero a la vez alternaba con trabajo en fundaciones y organismos internacionales de salud.

Ha sido consultor para la Organización Mundial de la Salud, de la cual fue director del departamento de Sida en 2005. Es director de Socios en Salud, entidad encargada de facilitar los servicios sanitarios para personas de pobres recursos en diversos países, entre los que está Perú y México.

En la actualidad y desde 2009, Kim es el rector de la Universidad Dartmouth en el estado de Nuevo Hampshire.
'Jim ha dedicado más de dos décadas trabajando para mejorar las condiciones de vida en países en vía de desarrollo en todo el mundo', dijo el presidente Obama en la rueda de prensa donde presentó su candidatura al Banco Mundial.

'Es hora de que un profesional en el desarrollo lidere a la agencia de desarrollo más grande del mundo', agregó.

Trabajo con Socios en Salud
El nuevo candidato a la presidencia del Banco Mundial, Jim Yong Kim, tiene una amplia experiencia en lidiar con los problemas de los países en desarrollo. Sus aportes han sido en parte a través de la organización Partners in Health (Socios en Salud), de la cual es socio fundador.

Uno de los países donde trabaja la organización es Perú, enfocado en tratar la Tuberculosis. En promedio, para el tratamiento propuesto por Kim, las drogas para tratar un solo paciente costaban entre US$15.000 y US$20.000 y el número de estos seguía creciendo, por lo que debió endeudarse. Sin embargo, el método probó ser tan efectivo que la Organización Mundial de la Salud adoptó el procedimiento.

Socios en Salud trabaja también en Haití, Lesoto, Malawi, México, Rusia y Ruanda.

Las opiniones

Jairo Velázquez
Profesor de relaciones internacionales de la Universidad de la Sabana

'Lo sorprendente es que las otras naciones postulen a otros candidatos cuando la tradición ha sido que el elegido viene de Estados Unidos'.

Mario Forero
Profesor de relaciones internacional de la universidad Jorge Tadeo Lozano

'Los otros candidatos tenían una experiencia más económica. El mensaje que se quiere dar es que hay que cambiar la orientación del banco y darle un sentido más social'.