La inflación de la zona euro cedió ligeramente en marzo, pero no tanto como se esperaba

Reuters

Los precios al consumidor en la zona euro subieron 2,6% interanual en marzo frente al 2,7% en febrero, dijo la agencia de estadísticas Eurostat.

La inflación cedió ligeramente en marzo, pero no tanto como se preveía teniendo en cuenta el bache por el que atraviesa el bloque, ante un alza de los precios del petróleo que complican la tarea del Banco Central Europeo de estabilizar los precios al tiempo que reaviva el crecimiento.

Aunque la inflación está por debajo del techo del año pasado del 3%, los economistas y el BCE habían previsto un descenso de los precios en la medida que la economía se contrajera, proporcionando un alivio a los particulares en un momento de creciente desempleo y recortes en el gasto.

"El riesgo de que la inflación se niegue a bajar debido a los altos precios del petróleo es una preocupación para el BCE, mientras que también hay preocupación dentro del banco sobre el impacto inflacionario de largo plazo de las masivas inyecciones de liquidez provistas a los bancos por el BCE", dijo el economista Horward Archer de IHS Global Insight.

"(Aunque) la zona euro está claramente luchando para salir de la recesión, ha habido una moderación de los riesgos sobre el crecimiento. A menos que estos riesgos resurjan, es difícil ver que el BCE vuelva a bajar las tasas", agregó.

El BCE mantuvo las tasas de interés en el 1 por ciento este mes al considerar que los tipos bajos son vitales para estimular el crecimiento y que la presión inflacionaria subyacente parece limitada por el momento.

Sin embargo, su presidente Mario Draghi dijo a inicios de mes que los crecientes precios de la energía podrían llevar la inflación de la zona euro por encima del 2% este año, arriba de la meta del BCE.

Los precios del petróleo, que acumulan un alza del 16% este año, están detrás de las presiones inflacionarias.
 

TEMAS


Europa