La inflación en la zona euro se mantuvo estable en febrero; mercado esperaba un descenso

Reuters

Los altos precios de la energía impulsaron el costo de vida en la zona euro en el segundo mes del año, lo que podría afectar a la economía y revertir cualquier sensación entre los consumidores de una distensión en la crisis de deuda.

Los costos de la energía subieron 9,5% interanual en febrero, interrumpiendo una reciente moderación en la inflación de la zona euro.

Este aumento contribuyó a que los precios al consumidor ascendieran 2,7% a tasa anual, según la cifra de inflación armonizada dada a conocer por la oficina de estadísticas europea Eurostat.

Aunque la inflación se mantiene por debajo del techo del año pasado del 3%, los economistas y el Banco Central Europeo habían previsto un descenso en 2012 ante la entrada en recesión de la zona euro.

Unos precios más bajos podrían haber proporcionado alivio a los hogares, en un contexto de creciente desempleo y fuertes recortes al gasto.

El dato de producción industrial ofreció alguna esperanza de que la economía empezaba a reactivarse, mostrando una expansión del 0,2% en las fábricas de todo el bloque en su conjunto durante enero.

"La inflación que afecta a la economía es bastante dañina", dijo Marco Valli, jefe economista de la zona euro en Unicredit. "Cualquier mayor alza en los precios sería un riesgo para el crecimiento", agregó.

Los precios subieron para todos los bienes y servicios en febrero respecto a enero, excepto para comunicaciones y educación. Los precios de la energía treparon 1,1% en el mes.

La tensión entre Occidente e Irán por el programa nuclear de Teherán ha provocado una subida de los precios del petróleo en medio de un enfriamiento del crecimiento global.

Arabia Saudita y otros productores del Golfo han dicho que los precios del petróleo podrían subir si las tensiones respecto a Irán no bajan pronto, pese a que los saudíes prometieron suplir cualquier brecha en la oferta.

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo las tasas de interés en 1% este mes, juzgando que las bajas tasas eran cruciales para estimular el crecimiento y que las presiones subyacentes en los precios parecían limitadas por el momento.

Aún así, el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo la semana pasada que los crecientes precios de la energía podrían mantener la inflación por sobre el 2% en 2012.

La cifra es mayor a la meta del BCE de por debajo, pero cerca, del 2%.

"Aún así, las alzas de tasa del BCE siguen siendo una perspectiva muy distante", dijo Martin van Vliet, economista de ING.

No mucho alivio
Una leve alza en la producción industrial en la zona euro durante enero -que puso fin a dos meses consecutivos de caída- apuntó hacia la eventual recuperación del bloque de una recesión más tarde este año.

Si la producción fabril sigue en territorio positivo en los próximos meses, sería una señal de un mejor desempeño y podría apuntalar el crecimiento del PIB.

El devastador impacto de la crisis de deuda de la zona euro parece estar disminuyendo luego de que el BCE ofreciera un billón de euros a los bancos y de que los líderes de la Unión Europea firmaran un pacto donde se comprometen a respetar la disciplina fiscal.

La producción industrial creció 0,2% frente a diciembre. En Alemania, la actividad trepó 1,5%.
 

TEMAS


Europa - Inflación