Aranceles que impondrá Donald Trump pueden desatar una guerra comercial

Reuters

Estados Unidos impondrá medidas contra las importaciones de aluminio y acero.

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El impulso que tuvieron los mercados en Estados Unidos tras el segundo discurso de Jerome Powell en el Congreso solo duró hasta que el presidente Donald Trump confirmó el rumor que rondaba en Washington: la próxima semana anunciará en detalle los aranceles que impondrá contra las importaciones de acero y aluminio.

El Dow Jones, que alcanzó terrenos positivos luego del discurso de Powell, llegó a romper la barrera de los 500 puntos en su caída, aunque al final la contracción fue de 420,22 unidades. El mercado bursátil también se vio afectado por los comentarios de William Dudley, presidente de la Fed de Nueva York, pues esbozo la posibilidad de hacer hasta cuatro subidas en las tasas de interés.

Trump, luego de una visita de los empresarios del sector a la Casa Blanca, anunció que impondrá tarifas de 25% sobre las compras externas de acero y 10% sobre las de aluminio. “La semana que viene lo firmaremos. Y vas a tener protección por primera vez en mucho tiempo”, aseguró Trump tras el encuentro.

La decisión puede desencadenar una guerra comercial con China. El gigante asiático ha sido culpado de inundar el mercado internacional de esos productos, haciendo bajar los precios.

China solo es responsable de 2% de las importaciones de acero en EE.UU., aunque según las cifras del Departamento del Comercio, a octubre del año pasado, fue el segundo origen de donde provinieron las importaciones de aluminio. Pekín ya había anunciado la posibilidad de tomar represalias y el anuncio estadounidense se conoce en momentos en los que Lui He, el máximo funcionario comercial de China, se encuentra en Washington.

El gobierno asiático, incluso, analiza la posibilidad de imponer aranceles a las importaciones estadounidenses de sorgo y limitar el envío de soja hacia ese país. Además, la Unión Europea anunció, previo a los comentarios de Trump, no solo que tomaría medidas similares, sino que la decisión norteamericana iría en contra de las normas de la Organización Mundial del Comercio.
José Roberto Concha, director del Icecomex, recordó que EE.UU. ya había impuesto aranceles para lavadoras y paneles solares, y todo esto se enmarca dentro de una lógica que busca defender la industria local y atacar los productos del exterior.

LOS CONTRASTES

  • José Roberto ConchaDirector del Icecomex

    "Está atacando a los productos del exterior. Eso contra todas las perspectivas de la globalización".

La Cámara de Acero de México reaccionó ayer y aseguró que el gobierno mexicano debería responder con medidas recíprocas e inmediatas, en medio de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que se encuentran estancadas por las diferencias que hay en el sector automotor.

El impacto de las medidas de Estados Unidos no solo se vería directamente en la industria del acero y el aluminio, sino también en otros sectores que utilizan estos insumos para la elaboración de sus productos, como las latas de cerveza.

Economía podría contraerse 0,2 puntos porcentuales este año
La noticia se dio el mismo día en el que la economía de Estados Unidos recibió buenas noticias. No solo los subsidios de desempleo cayeron a niveles de 1969, sino que las declaraciones de Powell tranquilizaron un poco al mercado cuando dijo que no veía señales de que la economía se estuviera sobrecalentando o que hubiera una inflación importante en los salarios, esta última una de las preocupaciones que desató la corrección en las bolsas el mes pasado.

Sin embargo, un análisis de Barclays, calculó que con la llegada de los aranceles el crecimiento de la economía norteamericana se podría reducir 0,2 puntos porcentuales este año, en medio de la expansión que se esperaba tras la aprobación de la reforma tributaria.

Incluso, los analistas advierten que las tensiones podrían perjudicar la inflación y hacer que esta aumente más allá de lo esperado por la Fed.

En el discurso que entregó ayer William Dudley, del banco central de Nueva York, advirtió coincidencialmente sobre los riesgos del proteccionismo. “El proteccionismo puede tener un atractivo similar al canto de sirenas (…). Hay muchos enfoques para encarar los costes de la globalización, pero el proteccionismo es un callejón sin salida”, indicó el funcionario en un discurso preparado para su intervención en una conferencia en Mumbai, antes de que se conociera la decisión de Trump.

El mismo Dudley advirtió que “si los aranceles aumentan, en el margen, tenderá a ejercer una mayor presión al alza sobre los precios, y esa presión alcista sobre los precios tendrá que ser considerada por la autoridad monetaria”.

TEMAS


Donald Trump - FED - Jerome Powell - Aranceles - Aluminio - Acero - China