La mitad de las ‘fintech’ en España actúan como un complemento a la banca tradicional

123RF

El informe concluye que es el momento perfecto para que la colaboración se convierta en el motor de la industria financiera española

Expansión

Mientras que el sector financiero pugna por elevar las ratios de rentabilidad en un exigente entorno marcado por los bajos tipos de interés, la gran competencia por los clientes, los negocios y las operaciones más apetitosas, la aparición de nuevos actores reclama su porción del pastel. La consolidación de las fintech ha supuesto un nuevo frente para el sector, pero el impacto es todavía limitado. Solo un 20% de estas firmas son competidoras directas de la banca tradicional, mientras que un porcentaje inferior al 48% de las tecnológicas que operan en España complementan a las entidades y el 32% colaboran con ellas.

Así queda reflejado en el informe Comparativa de la oferta de la banca versus fintechelaborado por el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas-KPMG. En él se afirma que los productos ofrecidos por estas firmas tecnológicas suelen ser complementarios o de soporte a los bancarios por destinarse a clientes históricamente excluidos del sector debido a la falta de rentabilidad o alto riesgo, por lo que la competencia no está relacionada con la cuota de mercado, sino con la intelectual.

En este sentido, Santiago Carbó, director del observatorio, destaca que «lo curioso es que la competencia entre banca y fintech está en el terreno de las ideas más que en cuotas de mercado. La banca mejora su innovación con esta competencia intelectual y la colaboración entre los dos mundos puede proporcionar la escala que necesitan los negocios colaborativos para triunfar».

Nuevos retos
Para afrontar los nuevos retos, la banca ha tenido que redefinir sus pautas para poder satisfacer a una clientela cada vez más familiarizada con las nuevas tecnologías, sin perder seguridad ni confianza. «Frente a otras olas de innovación que ha vivido el sector financiero a lo largo de su historia, la actual elimina muchas barreras de entrada y permite el rápido desarrollo de nuevos modelos de negocio, lo que la convierte en un movimiento más disruptivo que los precedentes», destaca el documento.

La banca tradicional ha percibido el ascenso de las fintech como una oportunidad, por lo que ha reaccionado mediante la adopción de técnicas similares en cuanto a operaciones y estrategias, a la vez que colabora activamente con algunas de estas startups para desarrollar su transformación digital. Como ejemplos, el informe cita innovaciones como la creación de cajeros contactless, la implantación de aplicaciones para enviar dinero a través de apps de mensajería, la posibilidad de abrir cuentas corrientes a través del móvil por videoconferencia o la creación del primer banco móvil español.

Pero a pesar de los esfuerzos de la banca, han surgido fintech con nuevas formas de desintermediación que presionan a la baja los precios y comisiones de los servicios financieros, al tiempo que proporcionan un aumento sustancial de la calidad de estos servicios, lo que deriva en un beneficio para los clientes.

El informe concluye que es el momento perfecto para que la colaboración se convierta en el motor de la industria financiera española, ahora que los gigantes tecnológicos (Google, Amazon o Facebook) pelean para ocupar el espacio que tradicionalmente han desempeñado los bancos en la vida de los clientes. «En un futuro, los competidores de los bancos no serán las fintech sino las grandes compañías tecnológicas. Estas empresas no se convertirán en bancos supliendo todas sus funciones, pero sí por ejemplo en entidades de micropréstamos y pagos», añade.

TEMAS


Fintech - Tecnología - Bancos