La nacionalización de YPF genera temores sobre la estabilidad jurídica de la región

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Después de cuatro meses de presiones constantes por parte del gobierno argentino a Repsol por la falta de inversión y productividad de YPF, la presidenta Cristina Fernández solicitó ayer al Congreso Nacional de su país proceder con la expropiación de la filial argentina tras declarar de ‘interés público nacional’ el patrimonio y la actividad petrolera de la organización.

Con estas medidas, la valorización de las acciones de YPF disminuyeron 11.16%, situación que llevó a la suspensión de la cotización de los títulos en la bolsa de Nueva York.

El gobierno español reaccionó con fuerza a pocos días de que su presidente Mariano Rajoy inicie una gira por la región. El ministro de Industria, José Manuel Soria, afirmó que la decisión tomada por la presidenta de argentina es un 'acto hostil' hacia una empresa española 'y por tanto contra el gobierno de España', y aseguró que el ente 'actuará en consecuencia'.

Al tiempo, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó como 'arbitraria' la decisión de Argentina y aseguró que, con ello, 'se rompe el clima de cordialidad y amistad' entre ambas naciones.

Con ello, la decisión del gobierno argentino no solo pone en la cuerda floja sus relaciones con la Unión Europea, también pone a tambalear a su país como destino seguro para la inversión extranjera.

Silvana Insignares, experta en derecho internacional de la Universidad del Norte, aseguró que con estas medidas, la confianza en el país austral se torna inestable. 'No sólo es el tema de las rupturas diplomáticas, sino lo que va a pasar en la inversión extranjera. Se puede adelantar que, ante esta decisión, Colombia será un gran ganador, porque entre más ataquen la inversión extranjera, más se desviará ésta a la economía colombiana' explicó Insignares.

La medida también se refleja en la bolsa, en donde 'se da un impacto muy grande, no sólo en la bolsa de España, sino en la del mundo' aseguró Santiago Castro, politólogo del Politécnico Gran Colombia, y agregó que la decisión también 'será un impacto negativo para la inversión extranjera que se pueda generar en Argentina'.

La propuesta de expropiación que ya es un proyecto de ley, será enviada al congreso y buscará retirarle a Repsol el 51% de la propiedad. La licitación plantea que, de las acciones retiradas, un 51% pasará a estar bajo el gobierno, mientras que el otro 49% será dividido entre las provincias. Bajo esta distribución, la española sólo se quedaría con un 6.4% de la filial americana.

Hasta el momento, Argentina ha recibido la presión de Estados Unidos, la Unión Europea y España, países que han abogado por Repsol y han solicitado al gobierno de Fernández buscar soluciones a través del diálogo.

En días pasados, el secretario de Estado para la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, advirtió a Argentina que, de seguir con sus planes de nacionalizar a YPF, se va a convertir en un 'apestado internacional', porque 'romper las reglas del juego tiene un coste'.

Sin embargo, la presión no fue suficiente para el gobierno, que aludió que la falta de inversión de Repsol ha afectado la productividad nacional de petróleo y ha disminuido las reservas del hidrocarburo en el país.

A su vez, la presidenta expresó su preocupación por la situación actual del crudo en el país y alertó que, 'de proseguir la política de vaciamiento, con no producción y no exploración, prácticamente nos convertiríamos en un país inviable, no por falta de recursos sino por políticas empresariales'

Disgusto en Cumbre de las Américas
Varios rumores se han escuchado sobre el disgusto de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ante la falta de atención que se le dio al tema de las malvinas durante la pasada VI Cumbre de las Américas que se celebró en Cartagena.

Para Santiago Castro, politólogo y director de humanidades del Politecnico Gran Colombiano, la decisiónque la presidenta argentina tomó sobre la expropiación de YPF está relacionada con 'una estrategia de Fernández porque no se le dio trascendencia en la cumbre en el tema de Las Malvinas', y asgeurí que, con ello, 'busca generar unmayor populismo de la autoridad nacional', dejando en claro el poder que el gobierno tiene sobre las empresas de inversión extranjera.

Una posible muestra de ello es la afirmación que la mandataria realizó el día de ayer durante su discurso en la Casa Rosada: 'tengamos en claro, que las empresa que están aquí, son empresas argentinas, aún cuando tengan accionistas extranjeros'.

Las opiniones

Silvana Insignares
Experta en Derecho Internacional de Uninorte

'Se puede adelantar que, ante esta decisión, Colombia sería un gran ganador, porque entre más ataquen la inversión extranjera, más se desviará ésta a la economía nacional'.

Santiago Castro
Director del Departamento de Humanidades del Politécnico Gran Colombiano

'Es una estrategia de la presidenta Fernández porque no se dio trascendencia en la cumbre al tema de las Malvinas. Con esto, busca generar un mayor populismo de la autoridad nacional'.

Carlos Ronderos
Exministro de Comercio

'Las reglas de juego son fundamentales y no se pueden cambiar por capricho. Esto es grave para los países de América Latina porque ya hay muy bajos niveles de inversión extranjera.'

TEMAS


Argentina - España