La nueva volatilidad del mercado, un fenómeno `Made in USA

Colprensa

Estados Unidos es ahora el lugar del renacimiento de la volatilidad del mercado

Bloomberg

Estados Unidos es el hogar de la economía más grande del mundo, la moneda de reserva mundial… y ahora, del renacimiento de la volatilidad del mercado.

Por primera vez desde la crisis financiera, la ansiedad provocada por las diferentes clases de activos se origina en EE.UU. La volatilidad de las acciones estadounidenses ha despertado de un largo sueño y superó a su equivalente europea, los operadores de renta fija de todo el mundo están lidiando con un rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años que acaba de superar un hito psicológico importante y los costos de endeudamiento a dos años han alcanzado su nivel más alto desde 2008.

Para agravar la preocupación, el presidente de EE.UU., Donald Trump, tiende como nadie a comentar sobre compañías que cotizan en bolsa, por no mencionar una política exterior dirigida activamente a ajustar hostilidades geopolíticas de larga data y las normas actuales del comercio global.

“Las mentes están muy centradas en EE.UU. y en cómo construir posiciones para el próximo capítulo de inquietudes del mercado”, escribió Alain Bokobza, jefe de asignación global de activos de Société Générale, durante un viaje a Singapur.

Choques bursátiles

La volatilidad implícita de las acciones de EE.UU. durante el próximo mes, según el Cboe Volatility Index, ha sido típicamente superior a la de su contraparte europea (el índice V2X) desde que en febrero un torbellino del mercado eliminó varios productos negociados en bolsa que apostaban a una calma duradera.

Eso es lo contrario del diferencial de larga data entre las dos regiones geográficas, pero no resulta sorprendente según los analistas de Barclays Plc liderados por Maneesh Deshpande, dado que los mercados han estado lidiando con tres inquietudes centradas en EE.UU.: las tasas más altas, la perspectiva de una guerra comercial y una fuerte liquidación de acciones de tecnología.

“La volatilidad en los últimos meses ha sido impulsada por catalizadores negativos, producidos principalmente en EE.UU.”, dijo Deshpande. “Alguna prima está claramente justificada”.

La volatilidad percibida del índice S&P 500 también ha mostrado una prima respecto del Nikkei 225 de Japón y los índices EuroStoxx 50 desde mediados de abril, lo que subraya aun más las tensiones en los mercados bursátiles de EE.UU. También aumenta la confusión por la tendencia de Trump a lanzar públicamente críticas a firmas individuales, lo cual tiene un efecto significativo pero efímero en el precio de sus acciones.

“Obviamente, Trump ha ayudado a crear cierta volatilidad en el mercado”, dijo Michael Purves, jefe de estrategia global en Weeden & Co.

Puede que los inversores se queden reflexionando si el eslogan “Estados Unidos Primero” del Gobierno de Trump para impulsar la producción nacional y disminuir el déficit comercial se expone a convertir al país en la principal fuente, fabricante y exportador de volatilidad para los mercados de todo el mundo.

“La volatilidad se ha convertido en un fenómeno ‘Made in USA’”, concluyó Deshpande, de Barclays.

TEMAS


Donald Trump - Trump Economics - Bonos del Tesoro - Crecimiento