La oposición chilena buscará contener la reducción de impuestos a las empresas

Diario Financiero

Chile Vamos, la exNueva Mayoría y el Frente Amplio comienzan a contactar a centros de estudios y asesores para lo que anticipan será una dura discusión.

Diario Financiero

Uno de los grandes temas de debate en el Congreso este año será la reforma tributaria. El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, ha señalado que espera que en un plazo máximo de seis meses el proyecto ingrese al Congreso, en lo que será el cuarto proyecto de modificaciones al sistema impositivo en discutirse en el Parlamento en los últimos seis años.

Las distintas colectividades comienzan a preparar el terreno para la discusión, en un escenario más incierto a nivel político. A diferencia de la reforma de 2014, el Congreso está más fragmentado, sin una mayoría clara y con la irrupción de un tercer bloque como el Frente Amplio (FA).

En este contexto, los partidos políticos de Chile Vamos, la exNueva Mayoría y el FA definen su estrategia y las ideas fuerza que buscarán establecer en la discusión, que promete centrarse en dos materias: la rebaja a los impuestos corporativos (de 27% a entre 24% y 25%) y las compensaciones para evitar una caída en la recaudación total.

El diputado del Partido Socialista (PS) e integrante de la comisión de Hacienda, Marcelo Schilling, es enfático en señalar que la reducción del tributo corporativo va “en contra” de las pretensiones del Ejecutivo de recuperar el equilibrio en las cuentas fiscales.

En esta línea, asegura que se opondrán a la integración de los impuestos personales, que termina con el esquema actual. Así, señala que una compensación que propondrá para no reducir la recaudación será incrementar a 40% la tasa máxima de los impuestos personales. Dicho gravamen se redujo a 35% en la discusión de la reforma de 2014, pero no aplica para las autoridades del Estado.

Punto con el que coincide su par del Partido Comunista (PC), Daniel Núñez: “Nos opondremos tajantemente a la reducción al impuesto a las empresas y creemos que es pertinente discutir un alza en la tasa máxima personal”.

El presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara, Pablo Lorenzini, señala que lo más relevante será “simplificar un sistema que quedó muy enredado”, pero teniendo como norte “resguardar” la recaudación fiscal.

“No estoy disponible para rebajas de impuestos a empresas, pero creo que no es el momento para tocar las tasas personales. Lo que hay que hacer es reforzar las medidas anti evasión y elusión”, asegura.

Para Alejandro Santana, quien representa a Renovación Nacional (RN) en la comisión, será clave que el proyecto incorpore “incentivos concretos” a la inversión y que apunte a la simplificación del sistema impositivo. En este marco menciona incentivos como retiros libres de impuestos para la reinversión y simplificación del régimen para las pequeñas y medianas empresas.

El diputado de Revolución Democrática (RD) y único representante del Frente Amplio en Hacienda, Giorgio Jackson, apunta a la desintegración del régimen impositivo -contrario a lo que propone el nuevo gobierno-, separando los tributos al trabajo de aquellos a las rentas del capital. “No queremos que la reforma tributaria la paguen los que menos tienen y la integración termine beneficiando al 10% de las empresas más ricas del país. Aumentar a 40% el Global Complementario debe ser un tema a debatir”, recalca.

Posturas en el Senado

El representante de la DC en la comisión de Hacienda de la Cámara Alta, Jorge Pizarro, dice que mirarán “con mucha atención” de qué manera el gobierno compensará los menores ingresos por la reducción de los impuestos corporativos. “Seremos muy vigilantes de que la reforma no impacte la gratuidad ni los programas sociales”, dice.

Ricardo Lagos Weber, senador del Partido por la Democracia (PPD) en la instancia, pide resguardar la recaudación ante la baja de impuestos corporativos: “Me gustaría que avancemos en tener un sistema desintegrado e introducir elementos de este tipo en la discusión”.

Para el senador UDI de la comisión, Juan Antonio Coloma, el proyecto debe resguardar los incentivos a la inversión y “simplificarle la vida” a los contribuyentes. En la primera línea, menciona la rebaja de los impuestos corporativos, tema que defenderá en el debate. “Respecto a las compensaciones, como tocar impuestos específicos o la tributación de empresas filiales, es algo que veremos en su momento”, asegura.

El nuevo presidente de la instancia parlamentaria, Juan Pablo Letelier (PS), aclara que no van a “aceptar” que la menor recaudación por el ajuste en el tributo corporativo recaiga en la clase media o en programas sociales como la gratuidad y el Sename.

“No veo con buenos ojos aumentar nuevamente a 40% la tasa máxima personal. Más bien yo creo que hay que eliminar millonarios subsidios y exenciones fiscales que contempla el sistema tributario”, dice.

Los asesores detrás del debate

En el marco del debate, el Partido Socialista se apoyará en el Instituto Igualdad y en Chile 21 durante la discusión parlamentaria.

La DC hará lo mismo con el Centro de Estudios del Desarrollo (CED) y esperan que autoridades del gobierno anterior, como el exsubsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, los apoyen en la tramitación.

Mientras que el PC apelará al Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL) y al Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda).

RN solicitará asesoría técnica del Instituto Libertad, mientras que la UDI recurrirá a Libertad y Desarrollo (LyD).

Revolución Democrática tendrá la asesoría de abogados y economistas jóvenes, destacando a la coordinadora del programa económico de Beatriz Sánchez, Claudia Sanhueza.

TEMAS


Reforma Tributaria - Sebastián Piñera - Impuestos - Chile