La tensión por las Islas Malvinas aún afecta la economía de Argentina

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Treinta años después de la corta guerra entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía de las Malvinas, la tensión continúa teniendo sus consecuencias en la economía que ambos países. La pesca, el turismo y la exportación vinícola, son los sectores más perjudicados.

Con la muerte de 649 soldados argentinos terminó el conflicto por las pequeñas islas del Atlántico sur, pero hoy aún sigue vigente las intensiones del gobierno gaucho por apoderarse de las también llamadas Falkland.

Ayer, en el día de la conmemoración de los 30 años de la guerra, la presidente argentina Cristina Fernández dijo que estaban reclamando 'ninguna otra cosa más que el diálogo para discutir la soberanía, respetando el interés de los isleños'.

Sin embargo, el gobierno británico ha respondido que dará la independencia a los habitantes de la islas en el momento en que ellos la pidan.

Ahora bien, el conflicto entre las dos naciones ha llevado a decisiones políticas que han afectado la producción económica.

Por un lado, el gobierno argentino prohibió a las empresas locales importar bienes desde Inglaterra hasta que acepte negociar la soberanía de las Malvinas.

Los vinicultores han dicho que les preocupa que los británicos respondan restringiendo las importaciones de vinos provenientes de Argentina, la cual suma alrededor de US$50 millones al año en el mercado de la isla europea.

El turismo también ha sufrido con las tensiones. Los habitantes de Ushuaia, un pequeño pueblo de la parte sur de Argentina, reciben una gran parte de sus recursos de los gastos que hacen los tripulantes de los cruceros cuando anclan en su puerto.

El gobierno argentino, sin embargo, prohibió que los barcos con bandera británica, incluyendo los de placer, atracaran en sus costas por lo que se dejó de recibir ingresos por este medio. Esta ciudad recibe anualmente 280 cruceros y se calcula que cada pasajero deja al bajar entre US$120 y US$1.600 al día consumiendo bienes y servicios locales. Los habitantes de las islas son tal vez los más perjudicados. La prohibición de argentina de volar a las islas ha reducido sus suministros hasta el punto de tener que cambiar sus hábitos de trabajo para cultivar algunas hortalizas que antes venían de tierra firme. Esto ha producido que los productos frescos sean considerados un artículo de lujo.

'Lo interesante es que ya hay un bloqueo por parte de Uruguay y Brasil y no pueden zarpar barcos con destino a las islas', dijo Diego Guevara Fletcher, profesor de economía de la Escuela de Ingenieros.

'Puede que sufran transitoriamente por el desabastecimiento pero en el mediano plazo Inglaterra tendrá a garantizar los suministros', añadió.

Además, las tensiones con su vecino han hecho que la pesca, actividad que representa el 60% de sus ingresos, se vea disminuida por el acoso de los barcos argentinos.

En este caso la economía se utiliza para hacer presión para lograr los intereses particulares de cada uno. Por el lado de Argentina, además de los productos de la pesca, habría interés sobre la extracción del petróleo.

Según los cálculos, las cuencas de crudo podrían aportar más de 12.000 millones de barriles de reservas, de los cuales superaría por mucho las reservas argentinas, aunque solo la mitad de ese cálculo sea cierto.

A pesar del potencial en la producción de crudo, el empezar a extraerlo exige un gasto calculado en US$2000 millones, por lo cual algunos creen que el interés de Gran Bretaña es más geopolítico que comercial.

'El tema central para el Reino Unido es la proyección sobre le Polo Sur que les daría derecho reclamar una parte. Al perder su otras colonias, ya había perdido sus oportunidades', dijo Alejandro Reyes, director de investigaciones de Ultrabursátiles.

'Las islas no tiene una producción destacada por la cual quisieran pelear. Hay algo de petróleo que no vale la pena para una guerra. Es solo un punto estratégico para el Reino Unido', agregó.

Comentarios de un diario local
En el diario El Cronista, miembro de la alianza Ripe, varios escritores comentaron sobre la conmemoración de los 30 años de la guerra de las Malvinas. Su director periodístico, Fernando González, por ejemplo, aseguró que ayer 'se cumplieron 30 años de la peor decisión estratégica que tomó la Argentina en su política exterior'.

'La guerra para recuperar las islas Malvinas no solo terminó con la vida de 641 argentinos, sino que profundizó la crisis económica y nos hizo retroceder décadas en el terreno diplomático de un reclamo territorial con bases históricas y geográficas sólidas', agregó.

Por su parte, el subeditor de finanzas, Julián Guarino, explicó que desde 'el punto de vista estrictamente económico, los habitantes de Malvinas se han visto beneficiados por las medidas que tomó la corona británica una vez pasado el conflicto'.

Guaniro comentó que estos habitantes ya no dependen de la Casa Rosada y más aún, dijo que 'el crecimiento exponencial de la actividad económica que tiene lugar ahora mismo (en las islas), aleja cada vez más las pretensiones argentinas'.

Las opiniones

Diego Andrés Guevara Fletcher
Economista de la Escula de Ingenieros

'Ya hay un bloqueo por parte de Uruguay y Brasil y no pueden zarpar barcos con destino a las islas'

Alejandro Reyes
Director de Investigaciones de Ultrabursátiles

'Las islas no tienes una producción destacada por la cual quisieran pelear. Hay algo de petroleo que no vale la pena para una guerra'

Luiz Felipe Lampreia
Excanciller Brasilero

'Cumplidos cien días de su segundo mandato, la Presidenta de la Argentina comienza a sufrir desgaste y revivir la cuestión de Malvinas le debe haber parecido una buena estrategia para superar las dificultades políticas'