La visita del presidente de México a Haití reactiva la dinámica de la recuperación

Rainiero Patiño

Durante la visita realizada a Haití en días pasados por el presidente de México, Felipe Calderón, y luego de dejar establecidos los compromisos para reforzar las relaciones de cooperación entre los dos países latinoamericanos, queda en la opinión pública el interrogante de si los planes de ayudas ofrecidos por las naciones amigas han dado resultados para la recuperación de la isla.

Calderón discutió junto a su homólogo haitiano, Michel Martelly, -según información de la agencia EFE- los proyectos bilaterales y la ayuda al desarrollo prestada a la nación antillana.

Para el presidente mexicano, el fin debe llevar a ambos países a ser unas naciones más fuertes y capaces de enfrentar los retos del nuevo milenio. 'México estará siempre al lado de Haití. Hoy nuestro intercambio comercial es ocho veces mayor de lo que era hace diez años, sin embargo, sabemos que podemos hacer mucho más', enfatizó Calderón, después de ratificar una lista de compromisos de cooperación, entre los que se destacan la reactivación de la cámara de comercio binacional y la promoción de inversiones mexicanas en Haití.

Para Germán Nova, profesor de economía de la Universidad Nacional, han hecho falta compromisos sinceros y procesos concretos de cooperación con el pueblo haitiano.

'Después de la tragedia, los países expresaron una solidaridad casi que inmediata, pero a pesar de que la respuesta de socorro y las ayudas a corto plazo fueron positivas, en el mediano y largo plazo no se han dado respuestas efectivas ni productivas', señaló Nova.

Lo más grave para el analista es que todavía Haití enfrenta problemas de salubridad, prestación de servicios básicos e infraestructura. 'Cada vez que se acerca la conmemoración de la fecha de la tragedia se hace un llamado y después se olvida. Por eso, soy muy pesimista frente a la solidaridad expresada y la efectividad de los planes', agregó.

A pesar del anuncio de compromisos, como los del presidente Calderón, a Nova le parece más importante hacer seguimientos para que estos se cumplan. 'Para lograr eso hay que definir estrategias. La experiencia europea después de la II Guerra Mundial sería un buen modelo. Con la inversión se pueden mejorar las condiciones de la población, pero solo si esta se hace, no para generar ganancias, sino desarrollo social'.

TEMAS


México