La zona euro profundiza la desaceleración en abril y pone en riesgo su pronta recuperación

Reuters

La caída en los negocios de la zona euro se aceleró en abril a un ritmo mayor que el esperado, sugiriendo que la economía podría quedarse en recesión al menos hasta el segundo semestre del año.

Las fábricas chinas gozaron de su mejor desempeño en lo que va del año, según los índices de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés) publicados el lunes, pero los economistas se enfocaron en el sombrío panorama de la zona euro, que fue peor a todas las proyecciones de un sondeo realizado por Reuters.

El PMI de Markit de la eurozona cayó a 47,9 desde 49,2 en marzo, un mínimo de cinco meses que contravino las previsiones de un alza a 49,3.

El optimismo causado por el acuerdo del fin de semana para aumentar el arsenal del Fondo Monetario Internacional contra la crisis se evaporó rápidamente, e inversionistas temerosos salieron a vender el euro y a comprar los seguros bonos alemanes y estadounidenses.

"Las decepcionantes cifras de PMI de hoy indican claramente que la economía de la zona euro sigue en grandes problemas", dijo Martin Van Vliet, economista de ING.

"Nuestro escenario base sigue siendo un regreso gradual a un crecimiento levemente positivo en el segundo semestre de este año, pero con la persistente crisis de deuda y el lastre de la política fiscal, claramente los riesgos están inclinados a una recesión más prolongada", agregó.

Las fábricas europeas tuvieron su peor mes desde junio del 2009. Las compañías dijeron que sus libros de pedidos se encogieron y que tuvieron que reducir empleos en reacción a la caída de la demanda.

El índice general cayó y se alejó aún más de la marca de 50 puntos que divide el crecimiento de la contracción.

La política se sumó el lunes a las preocupaciones sobre Europa. La elección presidencial de Francia se vio marcada por el alto apoyo logrado por la candidatura de extrema derecha en la primera ronda, mientras que el Gobierno holandés presentó su renuncia en medio de una crisis por recortes presupuestarios.

Perdida de impulso
Estados Unidos es la única economía occidental que está haciendo una contribución importante al crecimiento de la economía global, pero el sorprendentemente débil dato de empleo de la semana pasada generó dudas respecto a si la tendencia se mantendrá.

"Hemos operado bajo el supuesto de que la economía estadounidense está volviendo a ponerse de pie, pero hay un claro temor de que si otros lugares del mundo están perdiendo impulso, eso tenga un impacto en Estados Unidos también", dijo el economista de Commerzbank Peter Dixon.

Las fábricas chinas al menos mostraron algunos indicios de mejora en abril, con un alza en las lecturas de producción y pedidos de exportación. El PMI adelantado de HSBC apoyó la visión de que la tasa de crecimiento de China tocó fondo en el primer trimestre del año.

El índice general, el indicador más adelantado de la actividad industrial de China, se recuperó levemente a 49,1 puntos en abril desde una lectura final de 48,3 en marzo, aún por debajo de los 50 puntos que separan el crecimiento económico de la contracción.

Lo peor esta por venir
Los países industrializados y emergentes prometieron otros 430.000 millones de dólares para aumentar el poder de préstamo del FMI este fin de semana, duplicando el tamaño de su poder de fuego para combatir la crisis en caso de que los problemas europeos empeoren.

Los jefes de finanzas globales presionaron a Europa a poner en marcha las reformas económicas necesarias para extinguir su crisis de deuda soberana, con una sensación creciente de que la zona euro tendrá que tomar más medidas para alentar el crecimiento económico, en vez de solo recortar sus presupuestos.

Los PMI apuntaron a un empeoramiento de la demanda de bienes, con los libros de pedidos que se redujeron a un ritmo más veloz en abril.

"No hay motores reales de crecimiento aquí, lo que sugiere que aunque la tasa de declive general es modesta por el momento, podríamos ver que siga empeorando en los próximos meses", dijo Chris Williamson, economista jefe de Markit.

Analistas consultados por Reuters estimaron la semana pasada que la economía de la zona euro se contrajo 0,2% el primer trimestre y que caerá 0,1% en este trimestre.

El PMI manufacturero también estuvo por debajo de las expectativas al hundirse a 46,0 en abril, su menor lectura desde junio del 2009, desde 47,7 en marzo.

Por el lado positivo, los PMI sugirieron que las presiones inflacionarias se están aliviando tras un alza asociada con los precios del petróleo de inicios de año, con el índice de precios al productor que tocó su mínimo de seis meses de 50,5 desde 51,2 en marzo.

"Esto sugiere que las autoridades deben estar más preocupados hoy del crecimiento que de la inflación. La demanda es tan débil que no puede empujar los precios al alza", agregó.

TEMAS


Europa