Las cinco claves para que Sánchez pueda formar un nuevo Gobierno en España

Reuters

Tendrá que gobernar con partidos ideológicamente distintos

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Los 180 votos que confirmaron ayer la salida del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, le permitieron al secretario general del Partido Socialista Obrero Español (Psoe), Pedro Sánchez, posicionarse como el nuevo mandatario, cuya intención de gobernar con los presupuestos del Partido Popular (PP), que serán aprobados este mes, ha contribuido a generar mayor tranquilidad entre el mercado, además de ser una línea roja que ayer trazó Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

La segunda clave para que Sánchez pueda gobernar es sortear la falta de apoyos que tiene en el Congreso, pues los 134 escaños del PP y los 32 de Ciudadanos hacen un fuerte contrapeso a las 85 sillas del Psoe y a las 45 de Podemos, partido que manifestó su apoyo al nuevo mandatario. “Sánchez tendrá que hacer pactos en todo momento para mantenerse estable, y tendrá que buscar un diálogo con los partidos minoritarios o independentistas”, subrayó el profesor del departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Egoitz Gago.

LOS CONTRASTES

  • Egoitz GagoProfesor del Depto. de Ciencias Políticas de la U. Jorge Tadeo Lozano

    “El líder del Psoe tendrá que hacer pactos en todo momento para mantenerse estable, y tendrá que buscar un diálogo con los partidos minoritarios o independentistas”.


  • Jerónimo RíosDoctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid

    “Sánchez quiere desarrollar una forma de gobierno social y de diálogo, pero esto le puede salir mal porque también debe jugar a una voluntad de plantear nuevos escenarios”.

Además, que cumpla con el anuncio que realizó durante el debate de moción de censura de instaurar un gobierno de transición para convocar rápidamente a elecciones, también medirá la confianza que logre entre los inversionistas. Sin embargo, la idea de Sánchez de desarrollar un esquema social y de diálogo a largo plazo “le puede salir mal”, según el doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, Jerónimo Ríos.

La cuarta clave está en que, en medio del hecho de que será un gobierno con apoyo minoritario, logre que España no se volatilice más que Italia, el actual foco de la inestabilidad en Europa con unos líderes eurofóbicos al mando del Gobierno que se logró formar esta semana. Para Goldman Sachs, el quinto reto está en que a pesar de los incentivos que tenga para tener una política fiscal más expansiva, logre mantener el crecimiento de la economía española, que acumula en el año un alza de 3%, una de las más altas de Europa. Rajoy deja una economía que logró recuperarse de la crisis financiera y en la que Colombia ha sido un aliado clave en América Latina, al ser un país en el que los españoles invirtieron más de US$10.000 millones durante su presidencia.

¿Qué pasará con Cataluña?

Además de crear un diálogo con el Parlamento de España, Sánchez también tendrá que poner especial atención a las conversaciones con Cataluña. Entre sus principales acciones estará la apertura de negociaciones para buscar una solución política. Antes de que Rajoy saliera del gobierno, había dado luz verde al nuevo ejecutivo regional, sin la inclusión de ministros procesados o exiliados, dirigido por el independentista Quim Torra, quien tomaría posesión de su cargo hoy. Las charlas se orientarían en buscar mayor autonomía política para la región.

TEMAS


España - Gobierno - Pedro Sánchez