Las crisis migratorias no suponen crisis económicas sino oportunidades de crecimiento

Bloomberg

Los resultados del estudio realizado por docentes franceses indican que la inmigración puede generar impulso a la economía.

Diario Financiero

Las olas migratorias han sido un tema recurrente en la larga historia europea. Sin ir más lejos, según datos de la ONU, el “viejo continente” recibió más de un millón de peticiones de asilo por parte de refugiados de la guerra en Siria. Esto ha generado preocupación y diferencia de opiniones en sus naciones, debido, entre otras cosas, a las repercusiones negativas que esto podría llegar a tener en la economía local. Sin embargo, un estudio realizado por los académicos franceses Hippolyte d’Albis, Ekrame Boubtane y Dramane Coulibaly da cuenta del impacto positivo que la inmigración puede tener.

El paper estudia el impacto económico que tiene una crisis migratoria, en el largo plazo, en 15 países. Los estados analizados fueron Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Islandia, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia, Portugal, y el Reino Unido, donde se estudiaron datos de 1985 a 2015.

Según el informe, los resultados sugieren que “la llamada crisis migratoria que Europa está experimentando actualmente, no supondrá una crisis económica. Más bien esto debe ser visto como una oportunidad económica”, aseguran los autores. Esto basado en resultados que muestran un aumento general en el PIB per cápita –se estima un incremento de 0,32% a dos años del shock migratorio- y una baja en la tasa de desempleo de los migrantes, en que caería 0,16 puntos porcentuales el primer año. El balance fiscal también se estima que mejora en 0,11 puntos porcentuales tras el primer año.

Migración como oportunidad
El estudio toma dos variables: los solicitantes de asilo y la red migratoria de la nación. Si bien los primeros aportan positivamente a la economía, los autores dejan en claro que los datos mejoran una vez que los solicitantes logran legalizar su situación.

María Paz Arzola, economista de Libertad y Desarrollo afirma que “estos hallazgos ratifican que la migración no debe verse como un problema, sino como una oportunidad para el país de destino. Es importante que ésta se lleve a cabo en forma ordenada y formal, para que se puedan materializar los beneficios que trae la migración para la economía”.

Por otra parte, el jefe del Departamento de Extranjería y Migración, Álvaro Bellolio, señala que “hay diversos estudios que demuestran que los países se benefician de las migraciones, en especial por el potencial de innovación de extranjeros, además de destacar su flexibilidad y resiliencia frente al mercado laboral, especialmente las primeras generaciones, quienes tienden a ser creadores de empleos y oportunidades”.

Junto con esto, agrega que “uno de los mayores debates al definir políticas públicas asociadas a las migraciones, tiene que ver con la capacidad de los países de integrarlas y su impacto fiscal. En ese sentido, es necesario responder si un país puede recibir migrantes y refugiados sin generar un deterioro en la calidad de vida de los residentes del país, y sin perjudicar las arcas fiscales”. Por otra parte, el estudio hace un llamado a cambiar la mirada internacional que se tiene ante estas olas migratorias, al afirmar que se debe eliminar la creencia de que un gran flujo de inmigrantes significá un deterioro económico a futuro.

TEMAS


Migración - Inmigración - Crisis económicas y financieras - aumento poblacional - Crisis Venezuela