Las ventas minoristas en Estados Unidos durante abril sugieren un gasto con bajo ritmo

Reuters

Las ventas de los minoristas estadounidenses apenas subieron en abril, al desvanecerse el impulso por un invierno menos frío de lo habitual, lo que apunta a que el gasto del consumidor podría haber perdido fuerza a inicios del segundo trimestre.

Sin embargo, una baja en el precio de la gasolina, que ayudó a contener la inflación en abril, debería poner más dinero en las manos de los estadounidenses y dar un impulso al gasto en los próximos meses.
 
Las ventas minoristas subieron 0,1%, afectadas por una baja en la demanda por materiales para la construcción e indumentaria, dijo el Departamento de Comercio.
 
El alza fue la menor desde diciembre del año pasado, cuando las ventas permanecieron planas.
 
Las ventas de marzo fueron revisadas para mostrar un alza del 0,7%, por debajo del incremento del 0,8% estimado inicialmente. Los economistas consultados esperaban un incremento del 0,2% en las ventas de abril.
 
Un invierno inusualmente cálido hizo que los consumidores adelantaran muchas de sus compras, lo que ayudó a que el gasto del consumidor subiera en el primer trimestre a su ritmo más rápido en más de un año.
 
Las ventas del mes pasado fueron mixtas. La demanda de materiales para la construcción y de artículos para el jardín bajó 1,8% -su mayor caída desde enero del año pasado- tras haber subido 2,7% en marzo.
 
Las ventas de autos subieron 0,5% tras aumentar 0,2% en marzo. Sin contar automóviles, las ventas crecieron 0,1% luego de haber subido 0,8% el mes anterior.
 
El efecto del clima invernal cálido quedó evidenciado en las ventas de ropa, que cayeron 0,7% en abril.
 
Las ventas en las estaciones de gasolina bajaron 0,3% tras un retroceso del precio de los combustibles desde los máximos en torno a US$4 por galón vistos recientemente.
 
Las llamadas ventas minoristas estructurales, que excluyen autos, gasolina y materiales para la construcción, subieron 0,3% tras haber crecido 0,6% en marzo.
 
Esta última medición se corresponde más de cerca con el componente del gasto del consumidor incluido en el informe del Gobierno sobre el Producto Interno Bruto.
 
Otras cifras publicadas mostraron que la manufactura se mantiene resistente. Un índice sobre la actividad fabril en el estado de Nueva York subió en mayo gracias a una mejora de los pedidos y de los embarques.
 
El índice general sobre las condiciones de negocios de la FED de Nueva York "Empire State" trepó a 17,09 desde 6,56 en abril. Los economistas consultados esperaban una lectura de 8,50.
 
"El crecimiento está, pero no es del todo convincente", dijo David Sloan, economista de 4CAST en Nueva York.
 
En otro informe, el Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor permaneció sin cambios el mes pasado luego de subir 0,3% en marzo.
 
Sin contar los volátiles precios de los alimentos y la energía, las presiones inflacionarias también parecieron ser modestas. El IPC subyacente fue del 0,2%, en línea con lo reportado en marzo.
 
Los futuros de las acciones ampliaron sus ganancias tras el dato, aunque Wall Street abrió luego en alza. Los precios de los bonos del Tesoro, en tanto, extendieron su caída y el dólar subió frente al yen.