Latinoamérica ganaría con un posible aumento de la inversión de China

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

China demuestra cada día más sus intenciones para abrir sus mercados. Esta vez será a través de la desregulación de las inversiones de los privados en el exterior, siempre y cuando el experimento que se realiza en una de sus ciudades sea exitoso. En ese caso, se podría esperar un aumento en las inversiones en América Latina provenientes de ese país.

Los líderes chinos anunciaron que experimentarán permitir a los habitantes de la acaudalada ciudad oriental de Wenzhou hacer inversiones extranjeras directas en otros países como una prueba. Según el análisis de los resultados de esta 'zona de reforma general y financiera' se podría considerar una flexibilización de la legislación para el comercio chino.

'Podría haber una mayor desregulación para permitir a las empresas chinas y a sus residentes más comodidades para hacer inversiones en el exterior', dijo el jefe del banco central Zhou Xiaochuan sin aclarar si estas posibles reformas quedarían limitadas a Wenzhou o si se expandirían a más áreas.

'Para cualquier economía es importante tener una expansión en diferentes sectores económicos. Esa es una tendencia normal', dijo Cristian Lancheros, analista de Acciones y Valores.

En China hay muchos millonarios y la cantidad de dinero que puede invertirse es mucha', agregó.

De hecho, en la actualidad existen muchos ricos en ese país y este número ha subido últimamente. Por ejemplo, en la actualidad se calcula que hay más de 1,1 millones de ciudadanos con más de US$1 millón en la cuenta, cifra que en 2010 se limitaba a 838,000 personas.

De darse una remoción de las restricciones, los países emergentes serían los que más recibirían este capital.

'Cualquier decisión que tome el gobierno chino es de tal magnitud que seguramente implicaría un mayor ingreso de las divisas en las demás economías, y esto podría transformar las industrias locales de esos países', dijo Gonzalo Palau, profesor de economía de la Universidad del Rosario.

'Ahora, las inversiones en América Latina probablemente se concentrarían en mercados más atractivos como México y Brasil en un inicio. Pero todo esto son especulaciones para el impacto de lo que pueda ocurrir', añadió.

En países como Colombia se ha visto un incremento en las inversiones provenientes del gigante asiático pero en su mayoría se concentran en las materias primas. De hecho, más de 90% de las inversiones chinas en América Latina se han dirigido a la extracción de recursos naturales.

'Los chinos suelen invertir en sectores como commodities y no se ven tantas inversiones en sectores de servicios o innovación. También les interesa conocer cómo es el funcionamiento de esas empresas para replicarlo en su economía local', dijo Lancheros.

Lo mismo piensa Javier Dorich, analista del Banco de Bogotá. 'China es un gran demandante de materias primas. Por esa medida uno de los más beneficiados sería América latina. Ya hay empresas chinas acá pero entre más lleguen más oportunidades tendrán', dijo. El analista, sin embargo, explicó que la salida de inversiones tendrá consecuencias para la economía china.

'La salida de inversiones les podría ayudar con que no haya tantas presiones sobre la revaluación del yuan', agregó. Sin embargo, el cambio no sería significativo porque la moneda es intervenida por el gobierno, y esos efectos serían prácticamente nulos', agregó.

China aumentará cuota de IED
China dijo ayer que elevará la cuota total para su esquema calificado de inversores institucionales extranjeros (QFII por sus siglas en inglés), un importante canal para las inversiones extranjeras en activos chinos, desde US$50.000 a US$80.000 millones, a medida que el actual programa se acerca a su límite, informó la agencia Reuters. También se aumentará otro esquema que permite a los inversores comprar activos del continente utilizando yuanes conseguidos en el exterior, dijo la Comisión Reguladora de Valores de China. Medios estatales habían informado este año que los reguladores estaban considerando aumentar la cuota del QFII, lanzada en el 2003 para permitir a los inversores institucionales extranjeros acceso a su mercado de capitales.