Inventor de bonos respaldados con hipotecas pide perdón por horrores de la crisis subprime

Bloomberg

Creador de los bonos hipotecarios se lamentó por las consecuencias económicas provocadas por su producto.

Diario Financiero

Hace cuatro décadas, Lewis Rianeri revolucionó el acceso de los hogares al financiamiento al desarrollar un mercado secundario para hipotecas. Pero el abuso y la especulación provocó un desastre. A diez años de la crisis todavía vive con la culpa.

Lewis Ranieri es el padre de los bonos hipotecarios. Cuando desarrolló estos productos, hace cuatro décadas atrás, estaba a la cabeza de una verdadera revolución del financiamiento. Al crear un mercado secundario para los activos hipotecarios, mejoraba las posibilidades de cientos de miles de familias para acceder a mejores viviendas.

Sin embargo, todo resultó mal. El mercado se descontroló. Los instrumentos cayeron pronto en el centro de una ola especulativa. Las instituciones financieras descuidaron la tarea de verificar los antecedentes financieros de quienes pedían préstamos y las agencias calificadoras se relajaron en su obligación de certificar la calidad de los valores respaldados por las hipotecas.

Al final, una burbuja en el mercado de estos CDO (Obligaciones de Deuda Colateralizada) estalló, hundiendo los precios de las viviendas, y disparando las tasas de los créditos. Las familias no pudieron seguir pagando sus compromisos, y los bancos sucumbieron bajo el peso de su creciente cartera de préstamos incobrables. El mercado inmobiliario se derrumbó, arrastrando luego al resto de la economía.

Comenzaba así la denominada crisis subprime, que luego se extendería desde EE.UU. al resto del mundo, y que provocaría la “Gran Recesión”, la mayor desde la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, a sus 71 años, el padre de los derivados hipotecarios, no cesa de lamentarse de las impensadas consecuencias que provocó su innovación.

A diez años de la caída de Lehman Brother, uno de los mayores hitos de la crisis, Ranieri reconoció en una entrevista con el Wall Street Journal que esta es una culpa que todavía lo atormenta.

“Yo soy el sujeto que jugó un papel central en este tema  de los hogares y me arrepiento porque… se cometieron abusos más allá de lo que cualquiera podría haber imaginado”, se lamentó. ‘Nunca, nunca, nunca podré sanar la cicatriz que llevo por lo que ocurrió con algo que yo creé. Hizo tanto daño a tantas personas”, se lamentó.

TEMAS


Bonos - Hipoteca - Mercado