Líderes de la Otan reunidos en Chicago definen estrategia para salida Afganistán

Reuters

Los líderes de la Otan se reunieron hoy en Chicago a fin de delinear planes para salir de Afganistán, mientras naciones occidentales que participaron activamente en el conflicto intentan garantizar que Kabul sea capaz de mantener a raya a los talibanes tras el repliegue de las tropas extranjeras.az de mantener a raya a los talibanes tras el repliegue de las tropas extranjeras.

El presidente Barack Obama es el anfitrión de la cumbre, la cual se produce un día después de un encuentro entre los líderes del Grupo de las Ocho mayores economías mundiales que abordó la crisis de deuda de Europa y expresó su respaldo a los esfuerzos para que Grecia permanezca en el bloque de la moneda única.

El sombrío trasfondo de las presiones económicas en Europa y otras partes del mundo siguió a los líderes mundiales desde Camp David en Maryland hasta Chicago para hablar sobre Afganistán, mientras varios países dudan sobre si seguir otorgando su apoyo público a una costosa guerra que en 10 años no ha logrado terminar con la insurgencia liderada por los talibanes.

El Gobierno de Obama, que está pendiente de ganar la reelección en noviembre, tiene previsto dar énfasis a la necesidad de tener una visión común dentro de la alianza para retirar gradualmente la fuerza de la Otan de alrededor de 130.000 soldados para fines del 2014.

También se espera que destaque los desafíos de Afganistán para asumir las labores de seguridad en el país.

Además de las duras condiciones fiscales, las negociaciones podrían estar caracterizadas por divisiones entre los líderes de Washington, Bruselas y otros países como Francia, que están mucho más interesados en desvincularse pronto de la guerra.

El nuevo presidente francés, Francois Hollande, reiteró esta semana en Washington que retirará "las tropas de combate" de Afganistán este año. El líder socialista ha dicho que después del 2012 sólo quedarán en el país asiático un número extremadamente limitado de soldados galos para entrenar a las tropas locales.

"Esta decisión es un acto de soberanía y debe hacerse en total coordinación con nuestros aliados y socios", dijo Hollande, quien discutirá el domingo los planes de salida con el presidente afgano, Hamid Karzai.

Sin embargo, Hollande se ha negado a dar detalles sobre el repliegue, diciendo que es "asunto" de Francia.

Los precavidos comentarios de Francia, que dejan la puerta abierta a varias interpretaciones, ilustran la situación al interior de la Otan al tiempo que los líderes buscan evitar parecer divididos sin alienar a los votantes que desean poner fin a la guerra.

Los líderes de la alianza podrían usar el mismo enfoque en sus discusiones sobre el financiamiento a largo plazo para la policía y el Ejército afganos, cuya capacidad de combatir a los talibanes está en el centro de la estrategia de la Otan sobre el retiro de tropas.

El Gobierno de Obama quiere compromisos de sus aliados para que donen 1.300 millones de dólares anuales a las fuerzas afganas. Aunque existen pocas dudas sobre si los aliados finalmente darán su apoyo, parece improbable que la meta vaya a ser alcanzada para el final de la actual cumbre.