Líderes del G8 se comprometen a combatir la crisis financiera y a apoyar a Grecia

Reuters

Los líderes del Grupo G8 apoyaron el sábado los esfuerzos por mantener a Grecia dentro de la zona euro y prometieron tomar todas las medidas necesarias para enfrentar las turbulencias financieras, revitalizando al mismo tiempo a sus economías, cada vez más amenazadas por la crisis de deuda de Europa.

En un comunicado de evidente respaldo a Europa, los líderes del Grupo de las Ocho economías más ricas e industrializadas del mundo reunidos en Camp David, Estados Unidos, dijeron que la recuperación económica global mostraba señales prometedoras pero que persistían "factores adversos significativos".

"Ante este escenario, nos comprometemos a tomar todas las medidas necesarias para fortalecer y revigorizar a nuestras economías y combatir las tensiones financieras, reconociendo que no son las mismas para todos nosotros", señalaron en el comunicado emitido al final de su encuentro en Maryland.

Los jefes de Estado acogieron además las discusiones en Europa para equilibrar la reducción de las deudas con medidas destinadas a apoyar el crecimiento.

"Reafirmamos nuestro interés en que Grecia se mantenga dentro de la zona euro, respetando al mismo tiempo sus compromisos", indicó el escrito.

Fue inusual que el comunicado del G8 -a menudo documentos anodinos- mencionara a una nación pequeña. Pero el temor al estancamiento político en Grecia, que podría llevar al país del Mediterráneo a dejar la unión monetaria de Europa con efectos desconocidos para el sistema financiero, han aterrado a los mercados globales.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y los líderes de otras potencias económicas también discutieron formas de calmar a los mercados tras los temores causados por los problemas bancarios de España, que provocaron el derrumbe de las acciones a sus niveles más bajos este año.

Más temprano, Obama abrió la sesión prometiendo buscar formas de restablecer la salud en el crecimiento y el empleo y de hacerse cargo de los temores en Europa.

"Todos nosotros estamos absolutamente comprometidos a asegurar de que tanto el crecimiento como la estabilidad, y la consolidación fiscal, sean parte de un paquete general, con el fin de lograr el tipo de prosperidad para nuestros ciudadanos que todos estamos buscando", dijo Obama.

Tras una reunión temprano el sábado con Obama, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que detectaba una "creciente sensación de urgencia sobre la necesidad de tomar medidas" ante la crisis de la zona euro.

Londres depende fuertemente de las finanzas internacionales y la inestabilidad bancaria asestaría un nuevo golpe a una economía que ya está en recesión.

Los líderes de la Unión Europea se mostraron proclives el viernes a recalcar que se mantendrían firmes en la protección a sus bancos, después de reportes sobre una escalada de créditos malos que mostraron la amenaza de que un rescate a los bancos españoles quebraría la economía del cuarto mayor miembro de la zona euro.

"Haremos lo que sea necesario para garantizar la estabilidad financiera de la zona euro", dijo el presidente de la UE, Herman Van Rompuy.

Previamente, el presidente francés, Francois Hollande, sugirió usar los fondos de Europa para inyectar capital a los bancos de España, lo que podría marcar una aceleración significativa de los esfuerzos de rescate de la UE.

Un diario italiano reportó que el primer ministro italiano, Mario Monti, propuso durante la cumbre la creación de un sistema paneuropeo de seguros de depósitos bancarios. No hubo declaraciones inmediatas sobre el tema.

Obama, Monti, Hollande

Equilibrar una agenda de crecimiento con esfuerzos para reducir la deuda de Gobierno mediante restricciones fiscales fue parte crucial de las discusiones del G8. Obama se ha puesto del lado de Monti y Hollande para dar más énfasis al crecimiento.

Eso pone presión sobre la canciller alemana, Angela Merkel, que ha impulsado medidas de austeridad fiscal como forma principal para reducir los inmensos niveles de deuda que afectan a las economías europeas.

Pero hay indicios de que la postura de Alemania sobre la austeridad podría flexibilizarse. Su principal sindicato industrial, IG Metall, logró su mayor acuerdo salarial en 20 años con un incremento de un 4,3 por ciento, lo que impulsará el poder de compra de los consumidores del país.

Obama, en la discusión del sábado sobre economía global, aconsejó un acercamiento equilibrado, diciendo que no debería haber "impulsos artificiales", dijeron a Reuters fuentes de las delegaciones.

"Necesitamos una agenda de crecimiento, que mantenga al mismo tiempo una disciplina fiscal", dijo Obama, según información de las fuentes.

En la foto de grupo del G8, Obama también buscó un equilibrio. Posó en medio de los líderes de las principales potencias de Europa -Francia y Alemania-, a su derecha y a su izquierda, respectivamente.

Un asesor de Hollande dijo que el mensaje de crecimiento de Francia estaba ganando apoyo.

"Las posiciones que él ha tomado están viendo una respuesta extremadamente positiva, no sólo en Europa, sino también en Estados Unidos, Canadá y Japón", sostuvo el asesor.
 

TEMAS


Barack Obama