López Obrador gana presidencia México con al menos 53% de la votación

Candidatos reconocen victoria de Obrador

Reuters

El candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador ganó el domingo la presidencia de México con entre el 53% y 53,8%  de los votos, según un conteo rápido preliminar divulgado por la autoridad electoral.

Poco después, el actual mandatario, Enrique Peña Nieto, felicitó al veterano político de 64 años y le ofreció apoyo para realizar una transición ordenada y eficiente.

López Obrador debe asumir el cargo el 1 de diciembre.

 

Minutos después de conocerse las cifras, y sorprendiendo a muchos, un emocionado Meade reconoció su derrota.

“En este momento habré de reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir el poder ejecutivo y, por el bien de México, le deseo el mayor de los éxitos”, sostuvo ante cientos de seguidores.

Poco después, Anaya le siguió los pasos a Meade pero advirtió que liderará una oposición firme, frontal y democrática en los temas en los que no coincida con el izquierdista.

López Obrador, que habría ganado la presidencia en su tercer intento consecutivo, sería el presidente de ideas más izquierdistas en México desde que Lázaro Cárdenas gobernó entre 1934 y 1940 implementando una reforma agraria y nacionalizando las industrias petrolera y ferroviaria.

El exalcalde capitalino de 64 años busca sacudir el statu quo con una cruzada para acabar con la arraigada corrupción, la descontrolada violencia de los cárteles de la droga y reducir la profunda desigualdad del país.

“López Obrador ya demostró su trabajo en la Ciudad de México. Lo que buscamos es que no haya gobernantes corruptos y que dejen caminar al país”, dijo Salvador Benítez, un empresario dueño de cafeterías de 43 años en Ciudad de México.

“Queremos que quienes gobiernan lo hagan de manera correcta porque este país está pidiendo a gritos que ya haya un cambio”, concluyó.

Cientos de simpatizantes del político conocido por su acrónimo AMLO se reunían para celebrar el triunfo de su líder en el Zócalo, la principal plaza de la capital y desde donde el político juró como presidente legítimo tras rechazar los resultados de las presidenciales de 2006 que le fueron adversos.

En una caravana transmitida en vivo por televisión, López Obrador se dirigió el domingo por la noche al hotel que funcionaba de búnker de campaña en un sedán blanco, escoltado por motos y por simpatizantes, saludando a la gente en su camino e incluso deteniéndose para sacarse fotos con ellos.

A pesar de que aún no se conocían los resultados oficiales, varios presidentes latinoamericanos felicitaron a López Obrador por su triunfo.

 

INQUIETUD

El izquierdista ha propuesto revisar millonarios contratos públicos y decenas de adjudicaciones petroleras, reducir los precios de las gasolinas e investigar o eliminar algunas de las reformas estructurales del actual Gobierno.

Sus planes inquietaron al sector empresarial del país.

Pero ayudado por los mensajes de algunos de sus cercanos asesores y una moderación en sus posturas, los mercados fueron asimilando la posibilidad de su triunfo.

El domingo, el peso mexicano extendía su apreciación en operaciones internacionales luego de la difusión de los resultados a boca de urna.

Sin embargo, los inversionistas estarán mirando de cerca la conformación del nuevo Congreso, donde también se espera que López Obrador sume más asientos que los partidos rivales.

Además de presidente, el domingo se renovaron unos 3,400 cargos, entre diputados, senadores, gobernadores y alcaldes, marcando los comicios más grandes en la historia de México.

Según sondeos a boca de urna, la alianza que encabeza Morena, el partido de López Obrador, ganaría al menos cuatro de los nueve estados en disputa, además de la Ciudad de México.

Un 61 por ciento de los más de 89 millones de mexicanos habilitados para votar acudieron a las urnas, según cifras oficiales preliminares, una participación en línea con las últimas votaciones.

La moneda ha sido duramente golpeada por la fortaleza del dólar, los vaivenes de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la incertidumbre alrededor de los comicios.

López Obrador ha dicho que si no se extiende el vital acuerdo comercial, vigente desde 1994, tampoco sería “fatal” para México, aunque aboga por mantenerlo. Pero algunos creen que sus posturas nacionalistas podrían chocar con las del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien lo han comparado.

Desde Washington, Trump felicitó al izquierdista en un mensaje en su cuenta de Twitter.

“Tengo muchas ganas de trabajar con él. Hay mucho que hacer que beneficiará tanto a Estados Unidos como México!”, escribió el mandatario.

TEMAS


México - Elecciones