Los 28 países de la Unión Europa logran acuerdo sobre migración en Bruselas

Reuters

Los líderes europeos pactan crear centros de control dentro y fuera del territorio comunitario

Expansión

Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea han necesitado una cumbre de unas 14 horas para alcanzar un acuerdo de mínimos sobre la política migratoria europea.

“No es el mejor de los acuerdos pero es un acuerdo importante que camina en la dirección de continuar dando una perspectiva europea a un desafío que es europeo”, ha asegurado Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, al concluir lo que ha sido su primera cumbre europea a 28 en Bruselas.

Los líderes entraban ayer sobre las 14.30 horas y han acabado hoy a las 4.30 horas de la mañana. Aun así, lo que se sabe de ese acuerdo es muy poco. Implica la creación de centros de control para determinar si las personas que llegan a la UE son refugiados o inmigrantes económicos. Estos centros podrán estar en países terceros con los que se cierren acuerdos o en territorio de la UE en aquellos Estados que voluntariamente decidan tenerlos.

También supone la acogida, de nuevo voluntaria, de aquellos que tengan derecho a quedarse; y la financiación a aquellos países de llegada de inmigrantes y también de tránsito (fuera de la UE). Además, incluye el compromiso de reformar la política de asilo europea durante el segundo semestre de 2018. Pero eso está por ver, porque el acuerdo ahí es muy difícil.

La cumbre era clave para el futuro político de Angela Merkel, que podría ver cortado abruptamente su mandato. La canciller alemana sufre presiones de sus socios bávaros de la CSU, que le piden más poderes para poder rechazar a los solicitantes de asilo que crucen la frontera de forma ilegal. Pero países como Italia -con nuevo gobierno populista al frente- se oponen a que el destino de estas personas acabe siendo el país de entrada, tal y como establece la ley.

El acuerdo final incluye un compromiso de los Estados para “combatir” los llamados movimientos secundarios de solicitantes de asilo (los que quiere frenar la CSU), pero no hay ningún detalle al respecto.

Al margen de este compromiso voluntarista, no queda muy claro cómo Merkel va a poder satisfacer las demandas de una CSU que ha amenazado con dinamitar la coalición de su partido y, en consecuencia, con tumbar su gobierno. Pero tal vez le sirva para ganar algo de tiempo.

Sánchez, por su parte, se ha mostrado resignado con el resultado, aunque ha celebrado algunos de sus puntos, como la asignación de ayuda financiera a los países que ayuden a “ordenar el flujo migratorio”.

El presidente español ha afirmado que España será receptora de esta ayuda financiera y seguirá gestionando el flujo migratorio con la infraestructura de la que dispone actualmente. Con ello ha dado a entender que no crearía ninguno de esos nuevos centros de acogida.

Preguntado sobre si el sistema de reparto de refugiados, una vez determinado que tienen ese derecho, será legal, Sánchez ha dicho que cada país dará la respuesta que considere adecuada.

TEMAS


Unión Europea - Migración - Familias inmigrantes - Bruselas