Los acreedores privados definen hoy el futuro de la economía griega, si aceptan canje

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

De nuevo el límite de tiempo es el factor para decidir si Grecia entra en un impago desordenado y esta vez depende de los acreedores privados de su deuda, quienes tienen hasta esta tarde para decidir si aceptarán el canje que les propone el gobierno.

La administración griega ha hecho todo lo posible por convencer a a los bancos, fondos de pensión e inversión privados que compraron deuda griega para que acepten un pérdida de 53% nominal en sus bonos, una de las condiciones impuestas para acceder a los US$172.000 millones del segundo rescate.

Después de que Grecia aceptara la intervención extranjera en la aprobación de sus gastos, aplicara recortes en su presupuesto e implementara un plan de austeridad que llegó al punto de rebajar el salario mínimo en un 25%, la Unión Europea, el Banco Central Europeo, y el Fondo Monetario Internacional aceptaron entregar el dinero a los griegos, siempre y cuando llegasen a un acuerdo con sus tenedores de bonos.

Sin embargo, no todos estos están convencidos de participar en un canje de los papales de vencimiento cercano por unos a 30 años a cambio de renunciar al más del 50% de su valor nominal, que podría traducirse en una pérdida real de más de 70% teniendo en cuenta los intereses.

Carrera contra el tiempo Hasta el momento, el 58% de los acreedores ha aceptado el canje y el gobierno necesita que se supere el umbral del 75% antes de las 3:00 de la tarde (hora colombiana) para activar el proceso.

Entre los que han accedido a hacer el cambio están treinta bancos según la lista oficial del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el encargado de la negociación. Entre estos se encuentran Allianz, BNP Paribas, Deutsche Bank, BBVA, HSBC y Royal Bank of Scotland, al igual que otros bancos griegos.

Varias de estas entidades ya habían llegado a un acuerdo pero ayer por primera vez se presentaron juntas, con lo cual ya estarían garantizados alrededor de 81.000 millones de euros (US$106.603 millones) de los 203.000 millones de la deuda total (US$267.181 millones) que tiene el país.

'Eso va a ser algo que irá hasta el último minuto porque aún hay muchos que no están convencidos de que participando podrán recibir en el futuro algo de su inversión. No va a ser una transición tranquila', dijo Juan Camilo Rojas, analista de Correval.

'Si no se logra cerrar el trato, muy seguramente habrá una reunión de ministros y se empezará a revaluar si finalmente tiene sentido entregar el segundo plan de rescate si Grecia no va a cumplir con los compromisos', agregó, haciendo énfasis en que si no recibe el rescate deberá salir de la zona euro.

De ahí que exista otra presión para los privados con deuda al anunciar que si Grecia tiene un impago esto tendrá consecuencias para el resto de euro zona, y por ende, cualquier otro bono que puedan tener. 'Los fondos y cajas que manejan pensiones de los empleados son los que estarían mostrando mayor resistencia, pues ya hay medidas que están recortando puestos de trabajo y sueldos, por las que les tocará asumir más pérdidas para los trabajadores', dijo Diana Aranguren, analista de Helm Bank.

'Todavía hay esperanzas. Además, con la amenaza del ministro de finanzas griego de que no se pagará a los que no participen en el canje, los inversionistas tendrán otro incentivo', agregó.

Esta amenaza de impago a los que se nieguen a aceptar la deuda aplica particularmente a un 14% de los inversionistas que tienen bonos bajo la ley internacional, al contrario del 86% restante que está amparado por la ley griega.

Son a estos últimos a los que aplicaría la Cláusula de Acción Colectiva del gobierno, por la cual se puede obligar a aceptar el canje al resto de los que no acepten, si se alcanza un porcentaje mínimo de consenso. Resultados positivos y negativos

Existen predicciones tan esperanzadoras como pesimistas de lo que pueda pasar hoy. Por ejemplo, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dijo tener informaciones que apuntan a que la quita griega será fácil.

'A partir de las informaciones que hemos recogido, el canje de deuda debería desarrollarse sin dificultades porque la operación sigue siendo interesante para el sector privado desde el punto de vista financiero', dijo Rehn en una entrevista publicada por Le Figaro.

Sin embargo, hay otros funcionarios que no son tan optimistas. Entre esos está el ministro de Finanzas de Holanda, Jan Kees de Jager, quien dijo ayer que no podía dar ninguna certeza de que el canje de deuda tendrá será aceptada exitosamente por los acreedores privados.

Entre los pesimistas también está, Jean Lemierre, el negociador del banco francés BNP Paribas, una de las entidades que ya aceptó la operación. Para él 'es imposible tener certeza del resultado de ese proceso. Pero el éxito de la oferta es del interés de todos', dijo.

Bonos de pensiones
Cerca de 19.000 millones de euros (US$24.920 millones ) en bonos soberanos griegos administrados por el banco central de ese país en nombre de los fondos de pensiones y otras organizaciones estatales serán incluidos en el plan de canje de deuda de Grecia, dijeron ayer dos fuentes conocedoras del tema. 'El fondo común (de fondos de entidades públicas y de seguridad social) participará en el canje de deuda', dijo un funcionario anónimo a la agencia Reuters.

Las opiniones

Diana Aranguren
Analista de Helm Bank

'Todavía hay esperanzas. Además, con la amenaza del ministro de Finanzas griego de no pagar a los que no participen en el canje, los inversionistas tendrán otro incentivo'.

Juan Camilo Rojas
Analista internacional de Correval

'Eso va a ser algo que irá hasta el último minuto porque aún hay muchos que no están convencidos de que participando podrán recibir en el futuro algo de su inversión'.

Olli Rehn
Comisionado europeo de asuntos económicos

'Según las informaciones que hemos recogido, el canje de deuda debería desarrollarse sin dificultades porque la operación sigue siendo interesante para el sector privado'.

TEMAS


Europa - Grecia