Banco Mundial calcula ahorros de hasta US$70.000 millones por prevención de violencia

El Banco Mundial y las Naciones Unidas realizaron por primera vez un informe sobre la prevención de conflictos.

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El ahorro neto que podría tener el mundo si se implementa un programa integral de prevención de conflictos podría llegar hasta los US$70.000 millones, según un informe conjunto que realizaron el Banco Mundial y las Naciones Unidas. Para los organismos multilaterales, los gobiernos tienen que centrarse en la prevención de la violencia y, para hacerlo, es clave identificar los riesgos desde temprano.

Los cálculos del informe indican que, por lo menos, el ahorro neto anual podría ser de US$5.000 millones. “El conflicto afecta a un número creciente de personas dentro de los países, pero no se limita a las fronteras nacionales, y sus efectos indirectos pueden poner en peligro regiones enteras y plantear riesgos en todo el mundo”, aseguró el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim tras la presentación del estudio.

El Banco también alertó sobre el hecho de que, desde 2005, las muertes relacionadas con guerras han llegado a multiplicarse por 10 y alcanzaron su punto más alto hace tres años. Además, entre 2010 y 2016, el número de muertes civiles en conflictos violentos se duplicó. El informe calcula que las guerras han dejado más de 65,6 millones de desplazados y los niños representan más de la mitad de la población mundial de refugiados.

“La prevención de conflictos violentos es uno de los desafíos de desarrollo más importantes de nuestro tiempo, que requiere más recursos, enfoques innovadores y una colaboración más intensa entre los socios internacionales”, agregó el presidente de organismo multilateral.

El informe también resalta los peligros que traen los efectos del cambio climático, el crecimiento de la población y la urbanización de los países. En el análisis, llaman la atención sobre el hecho de que las peleas por los recursos se han vuelto una excusa más para extender los conflictos armados, por lo que la mejora en su distribución y los mecanismos de resolución de conflictos locales deben ser un enfoque que se debe implementar.

El Banco Mundial y las Naciones Unidas destacan tres principios que se deben tener en cuenta. El primero de ellos habla sobre la necesidad de que los programas de prevención se sostengan en el tiempo y no ver las soluciones como herramientas de corto plazo; el segundo debe buscar que los enfoques se dirijan a los patrones de exclusión y las debilidades institucionales; y, por último, la prevención tiene que ser incluyente y atender las quejas de todos los actores involucrados.

TEMAS


Banco Mundial - ONU - Conflicto Armado - Ahorro prevención violencia - Informe Camino para la Paz