Los millonarios dueños de Coty en Alemania insisten en comprar Avon

Bloomberg

Los multimillonarios alemanes que están detrás de la oferta de US$10.000 millones de Coty Inc. por Avon Products Inc., el vendedor directo de cosméticos más grande del mundo, son los herederos de un imperio químico de 189 años de antigüedad cuyo padre ayudó a transformar en una de las empresas de artículos de consumo más grandes del mundo.

Cada uno de los cuatro hijos adoptados de Albert Reimann es dueño de la cuarta parte de la sociedad de inversión Joh. A. Benckiser SE, según un portavoz de la empresa. El patrimonio familiar total alcanza por lo menos US$20.000 millones, según datos compilados por Bloomberg.

A través de JAB con sede en Viena y sus subsidiarias, los Reimann son propietarios del 80 por ciento de Coty, que fabrica las fragancias Calvin Klein y el esmalte para uñas OPI. También son dueños de Labelux Group GmbH, que maneja las marcas de lujo Bally, Belstaff y Jimmy Choo, y más del 15% de Reckitt Benckiser Group Plc con sede en Londres, fabricante de los preservativos Durex y los analgésicos Nurofen.

Coty, que fabrica fragancias para celebridades como Beyonce y Sarah Jessica Parker, había tratado durante meses de venderse a Avon en un acuerdo que lo habría dejado como el mayor accionista de una sociedad cotizante combinada. Ahora intenta persuadir a los inversores de Avon de avalar un acuerdo a través del cual la empresa de cosméticos pasaría a ser una sociedad cuyas acciones pertenecen a un grupo reducido de accionistas.

De concretarse, el acuerdo con Avon representaría la mayor adquisición para los Reimann desde que heredaron la empresa de su padre.

Multimillonarios que nadie conocía hasta ahora
Los Reimann 'prefieren no ser el centro de atención, dejando la actividad cotidiana a cargo de administradores profesionales en los que han decidido confiar', dijo en una entrevista telefónica el 5 de abril Michael Woywode, un profesor que va siguiendo a la familia en laEscuela de Negocios de la Universidad de Mannheim en la ciudad alemana del mismo nombre. Los multimillonarios recluidos pasaron a ser el centro de atención la semana pasada, cuando Avon de Nueva York rechazó la oferta.