Mario Abdo Benítez es elegido nuevo presidente de Paraguay con 46,49% de los votos

Reuters

Representantes de la campaña de Efraín Alegre dicen que hay un empate técnico por lo que esperarán los resultados definitivos.

Andrés Octavio Cardona - acardona@larepublica.com.co

El candidato conservador oficialista, Mario Abdo Benítez, lideraba las elecciones presidenciales por menos de cuatro puntos de ventaja sobre su principal rival, Efraín Alegre, de la coalición de centroizquierda Ganar, según resultados parciales.

Abdo, del gobernante Partido Colorado y que llegó como favorito a los comicios, lograba el 46,49% de los votos frente al 42,72% de Alegre, con un 96% de las mesas escrutadas de acuerdo con el Tribunal Superior de Justicia Electoral (Tsje). La misma entidad indicó que estos resultados y la tendencia era irreversibles faltando solo 4% por escrutar.

De este modo, Abdo obtiene más de 1,10 millones de votos por los 1,01 millones de Alegre en una reñida contienda, con un porcentaje de participación superior al 68% de los 4,2 millones de paraguayos habilitados para los comicios.

“Con nuestros números nos damos cuenta de que hay un empate técnico. Vamos a esperar el escrutinio del 100%. Vamos a pelear voto a voto”, dijo a la prensa Salyn Buzarquis, líder del partido de Alegre.

Las cifras confirman la tendencia de encuestas a boca de urna difundidas previamente por medios locales, que daban a Abdo como ganador.

Abdo, hijo del secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, que gobernó Paraguay con mano de hierro por 35 años hasta 1989, venció en la interna partidaria por la candidatura a la corriente del actual mandatario Horacio Cartes y promete mantener el rumbo económico.

“Voy a liderar un gran proceso de diálogo nacional”, dijo Abdo a periodistas en el jardín de su casa al iniciar la jornada electoral, poco antes de votar y visitar la tumba de su padre en un cementerio de Asunción.

Aunque no hay grandes diferencias a nivel de propuestas macroeconómicas entre los principales candidatos, Abdo, de 46 años, prometió mantener el rumbo actual, los tributos bajos y exenciones para estimular la inversión extranjera y la producción del agro del país, cuarto exportador mundial de soja.

El exsenador educado en Estados Unidos también ha dicho que quiere tender lazos con China sin comprometer su vínculo diplomático con Taiwán.

“Mario Abdo Benítez me trasmite buena imagen, ganó ante un poder económico muy importante” en la interna frente al candidato de Cartes, dijo Dalton Musi, de 65 años.

Alegre, por su parte, prometió gobernar para los que menos tienen, salud pública gratuita y bajar la tarifa de la energía eléctrica para aprovechar la producción de las gigantes hidroeléctricas Itaipú y Yacyretá, que Paraguay comparte con Brasil y Argentina.

“Hoy va a ganar el Paraguay, un Paraguay que apuesta al futuro, a su grandeza, no al pasado”, dijo Alegre. Su jefe de campaña, Carlos Mateo, pidió a los seguidores de la alianza que “no abandonen las mesas” y cuiden el conteo de los votos.

Alrededor de 4,2 millones de paraguayos estaban habilitados para votar en unos comicios que renovarán también 45 escaños del Senado, 80 de la Cámara de Diputados y 17 gobiernos regionales. El nuevo presidente asumirá el cargo el 15 de agosto.

TEMAS


Paraguay - Elecciones - Votaciones - América Latina - Elecciones presidenciales