Los subsidios de desempleo en EE.UU. caen a mínimos en cuatro años

El número de solicitudes iniciales de subsidios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada a cerca de un nivel mínimo en cuatro años, lo que sugiere que el mercado laboral estadounidense está ganando impulso.

Otros datos divulgados ayer por el Gobierno también apuntaron a un impulso sostenido en la economía local.

'El mercado laboral está mejorando y eso es realmente clave. Aún estamos en las primeras etapas de esto pero me alegra ver otro dato que se suma al panorama de una economía en mejoría', comentó Kevin Caron, estratega de mercados de Stifel, Nicolaus & Co en Nueva Jersey.

Las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo cayeron en 13.000 a una cifra ajustada por estacionalidad de 348.000, afirmó el Departamento de Estado, el menor nivel desde marzo del 2008.

Economistas consultados por Reuters preveían que las solicitudes subirían a 365.000. El promedio móvil de cuatro semanas, visto como un mejor indicador de las tendencias en el mercado laboral, cayó en 1.750 a 365.250, la menor cantidad desde abril del 2008.

En otro informe, el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que los inicios de construcciones de casas subieron 1,5% a una tasa anualizada de 699.000 unidades el mes pasado, superando la previsión de los economistas de 675.000 unidades.

Los inicios de construcciones fueron impulsados por edificios de unidades múltiples, lo que refleja la creciente demanda por departamentos para alquilar en la medida en que los estadounidenses abandonan la tendencia de ser propietarios de sus viviendas.

Los permisos para la construcción de futuras casas subieron un 0,7% en enero a 676.000 unidades.

Mejores datos Los informes de ayer se sumaron a una serie de datos sólidos que han llevado a los analistas a prever sólo una desaceleración moderada en el primer trimestre y a reducir sus expectativas de otra ronda de compra de bonos o alivio cuantitativo por parte de la Reserva Federal.

Los datos de empleo, manufacturas y ventas minoristas también han despertado dudas respecto a si el banco central de Estados Unidos mantendrá o no su promesa de mantener la tasa de interés a niveles ultra bajos al menos hasta el 2014. Las minutas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal del 24 y 25 de enero mostraron que pocos consejeros creen necesaria una tercera ronda de alivio cuantitativo este año para apoyar a la economía.

La caída de la semana pasada llevó a las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo a menos de 350.000, que es el nivel que los economistas normalmente asocian con un crecimiento sostenido en el mercado laboral. Ese dato declinó por tres semanas consecutivas.

La creación de puestos de trabajo ha superado las 200.000 plazas por dos meses consecutivos y la tasa de desempleo cayó a 8,3% en enero, un nivel mínimo en tres años.

Pero aún existe una considerable inactividad, con 23,8 millones de estadounidenses sin trabajo o subempleados.

El número de personas que aún reciben beneficios bajo programas estatales regulares tras una semana inicial de ayuda cayó a su menor nivel desde agosto del 2008.

En un segundo informe, el Departamento del Trabajo dijo que los precios mayoristas cobrados a las granjas, fábricas y refinerías se incrementaron 0,1% luego de caer 0,1% en diciembre.

Sin embargo, el índice de precios al productor subyacente, que excluye energía y alimentos, se elevó 0,4% el mes pasado, su mayor avance desde julio, tras subir 0,3% en diciembre.

Los precios generales fuera de los alimentos y la energía fueron empujados hacia arriba por los costos de los medicamentos, que representaron cerca del 40% del incremento.

Mejora en la economía impulsa a Obama
A medida que mejora la economía nacional, la tasa de aprobación del presidente Barack Obama sube. A su popularidad se le puede agregar la creciente confusión en la lucha de los aspirantes a la candidatura presidencial republicana para desafiarlo en noviembre.

Según cálculos la agencia de noticias AP, el presidente conseguirá más de US$8 millones en actos de recaudación de fondos en Los Ángeles de ayer y San Francisco y en la zona de Seattle hoy.

El miércoles por la noche, Obama arengó a los demócratas a movilizarse y dijo a sus partidarios que las elecciones del 2012 'no van a ser fáciles. Es hora de ser más enérgicos esta vez'.

 

TEMAS


Desempleo - Estados unidos