Manifestantes se toman Moscú en rechazo a la reelección de Vladimir Putin

Reuters

Miles de personas salieron ayer a las calles de Moscú y San Petersburgo a pedir una ‘Rusia sin Putin’, desafiando el triunfo del Primer Ministro en una elección presidencial que según los observadores internacionales fue injusta.

Vladimir Putin, que logró casi el 64% de los votos el domingo, describió su tajante victoria para un tercer período como un firme mandato para lidiar con las protestas, aunque el Kremlin tuvo algunos gestos conciliadores hacia la oposición, que fueron ignorados.

Pero líderes opositores aseguran que reunieron a unas 20.000 personas en la plaza Pushkin de Moscú, donde los disidentes de la era soviética solían conducir sus protestas, en un llamamiento por nuevas elecciones y una apertura del sistema político establecido por Putin durante sus 12 años de gobierno. 'Nos robaron', dijo el bloguero anti corrupción Alexei Navalny, una de las figuras opositoras más influyentes. 'Nosotros somos el poder', añadió, antes de ser detenido por las autoridades.

La policía antimotines se trasladó al lugar para dispersar a varios miles de manifestantes que permanecían en la plaza, empujando a periodistas y diciéndole a la gente que se fuera. Algunos fueron arrestados en la protesta a la que las autoridades dijeron asistieron unas 14.000 personas.

Miles de partidarios de Putin condujeron marchas más cerca del Kremlin, entonando canciones, flameando la bandera rusa y gritando el nombre del actual Primer Ministro.

Entre tanto, en San Petersburgo, la policía detuvo a al menos 50 personas en una marcha no autorizada en la que participaron unas 3.000 personas, según testigos. La fuerza informó que había arrestado a otras 50 en el centro de Moscú.

Antes de las protestas, los observadores electorales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) dijeron que las elecciones no fueron justas.

'La razón de ser de unas elecciones es que el resultado debería ser desconocido. Este no fue el caso en Rusia', dijo Tonino Picula, uno de los observadores electorales. 'Según nuestra evaluación, estas elecciones no fueron justas', agregó

Votación 'injusta' El Departamento de Estado de EE.UU. pidió una investigación 'independiente y creíble' sobre las irregularidades de las que se informó. Tiny Cox, uno de los más destacados observadores electorales, dijo que se habían notado algunas mejoras respecto a las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre, que según los críticos estuvieron plagadas de irregularidades. Pero los observadores de la Osce dijeron que Putin recibió una clara ventaja sobre sus rivales en los medios y que se utilizaron recursos estatales para ayudarle a ampliar su dominio de Rusia durante seis años más.

Irregularidades que rodean la elección
En una medida conciliadora, Putin invitó a sus derrotados rivales presidenciales a dialogar, aunque el candidato del Partido Comunista, Gennady Zyuganov, no asistió.
Con Putin y la oposición en rumbo a una colisión, el Kremlin emitió un comunicado que podría pretender mitigar las protestas, que comenzaron por un supuesto fraude electoral en las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre. El presidente Dimitri Medvedev, que se quedará en el cargo hasta principios de mayo, pidió al fiscal general que estudiara la legalidad de 32 casos penales incluyendo el encarcelamiento del ex magnate petrolero Mikhail Khodorkovsky.

Khodorkovsky, que dirigía la que era la mayor compañía petrolera de Rusia, Yukos, y llegó a ser el hombre más rico del país, fue arrestado en el 2003 y encarcelado por evasión fiscal y acusaciones de fraude tras mostrar ambiciones políticas y enemistarse con Putin.

La opinión

Federico García Naranjo
Profesor de investigación de la Universidad Javeriana

'Putin tiene un historial de hacer elecciones que no son limpias. Sin embargo, arrasó en las votaciones. Las protestas son entendibles, pero aún así minoritarias'.