May pide un nuevo acuerdo con la Unión Europea sobre la frontera de Irlanda del Norte

Reuters

La petición fue anunciada en un discurso dirigido a políticos y empresarios.

Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, hizo el viernes un llamado a la Unión Europea para llegar a un nuevo compromiso que evite una “frontera dura” en Irlanda del Norte y exigió a Bruselas que responda rápidamente a su plan para evitar un potencialmente dañino Brexit sin acuerdo.

En un discurso a políticos y líderes empresariales en los muelles de Belfast, May aceptó que una frontera estricta entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda cuando Reino Unido abandone el bloque sería “casi inconcebible”, pero descartó el actual plan de la UE como “inviable”.

En su lugar, May dijo que la UE debía abordar el “libro blanco” sobre el Brexit hecho público este mes, que propone negociar las relaciones comerciales más estrechas posibles con la UE para proteger a las empresas y cumplir un compromiso para evitar tener infraestructuras en la frontera.

“Ahora le toca a la UE responder. No se trata simplemente de volver a caer en posiciones anteriores que ya han demostrado ser inviables, sino de evolucionar en su posición”, dijo a la audiencia en el Waterfront Hall de Belfast.

Aún recuperándose de la dimisión de destacados miembros de su Gobierno la semana pasada por su plan para el Brexit, May voló a Irlanda del Norte el jueves para una visita de dos días para conocer de cerca la situación de la conflictiva frontera de la región británica con Irlanda, miembro de la UE.

La frontera de 500 kilómetros se ha convertido en uno de los mayores escollos en las negociaciones. Ha sido prácticamente invisible desde que se retiraron los controles del Ejército tras el acuerdo de paz de 1998 que puso fin a tres décadas de violencia entre la mayoría probritánica de la región y una minoría nacionalista irlandesa. Más de 3.600 personas murieron en el conflicto.

May llegó en diciembre a un principio de acuerdo para mantener un ‘backstop’ o una especie de sistema de protección que garantizara una “frontera suave” independientemente de las futuras relaciones entre la UE y Reino Unido, pero luego rechazó una propuesta de Bruselas de tratar a Irlanda del Norte como una zona aduanera separada del resto de Reino Unido.

Su Partido Conservador y sus aliados parlamentarios del Partido Unionista Democrático se han opuesto enérgicamente a cualquier acuerdo que cree algún tipo de frontera entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

“El trastorno económico y constitucional de una frontera aduanera formal de ‘tercer país’ dentro de nuestro propio país es algo que nunca aceptaré y creo que ningún primer ministro británico podría aceptar”, dijo May.

El Gobierno irlandés, que ha expresado su preocupación por el libro blanco de May, dijo el viernes que era esencial un sistema de protección, pero que podría renegociarse.

“Lo único que podría reemplazar esta forma actual de sistema de protección es en primer lugar algo que sea mejor, en segundo lugar algo que esté acordado y en tercer lugar algo que fuera legalmente operativo”, dijo el ministro de Finanzas Paschal Donohoe a la radio RTE.

TEMAS


Theresa May - Inglaterra - Unión Europea - Brexit - Comercio - Irlanda