México y Estados Unidos llegaron a un nuevo acuerdo comercial

Reuters

Ahora vendrán las negociaciones con Canadá

El Economista

Tras más de un año 11 días, el presidente estadounidense, Donald Trump anunció la mañana de este lunes desde el despacho Oval de la Casa Blanca que, su país y México alcanzaron un acuerdo comercial después de duras negociaciones.

“Después de duras negociaciones el NAFTA ahora se llamará acuerdo comercial entre Estados Unidos y México”, dijo Trump mientras se comunicaba con el presidente mexicano. “Es un gran día para el comercio. Es un muy buen acuerdo para ambos países”, dijo Trump en charla con Peña Nieto.

En la llamada telefónica, Trump felicitó al presidente Enrique Peña Nieto y se congratuló de que él y Andrés Manuel López Obrador trabajaron juntos por el bien de México, en la llamada Peña Nieto propuso un brindis con tequila para sellar la renegociación.

“Es un gran día para el comercio. Es un gran día para nuestro país”, aseguró Trump.

El mandatario estadounidense dijo que, llamará muy pronto a primer ministro de Canadá, dijo que su país podría llegar a un acuerdo comercial por separado con su vecino del norte. “Si Canadá quiere negociar de manera justa, Estados Unidos hará lo mismo”, sentenció Trump.

“Asumo que Canadá estará haciendo negociaciones de la relación entre Estados Unidos y Canadá, estoy muy agradecido señor presidente”, dijo Peña Nieto a Trump.

“He hablado con el presidente Trump. México y Estados Unidos han alcanzado un entendimiento comercial. Deseamos la reincorporación de Canadá a las pláticas para lograr una exitosa negociación trilateral del TLCAN esta misma semana”, escribió el mandatario mexicano tras la llamada telefónica con su homólogo estadounidense.

El mandatario estuvo acompañado por el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer; el canciller mexicano, Luis Videgaray; el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, y Jesús Seade, representante del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Lighthizer dijo que espera presentar el documento del acuerdo con México al Congreso este viernes, después de lo cual el gobierno deberá esperar un plazo de 90 días para la ratificación del mismo, antes de que pueda ser promulgado.

Las discusiones entre México y Estados Unidos se han centrado en la elaboración de nuevas reglas para la industria automotriz, que Trump ha colocado en el centro de su ofensiva para reformular un pacto que calificó en numerosas ocasiones como un “desastre” para los trabajadores estadounidenses.

El pacto entre los dos países requerirá que el 75% del contenido de los automóviles sea fabricado en la región del TLCAN, por encima del 62.5% actual, según un segundo funcionario estadounidense. Se elaborará una ficha técnica con los contenidos específicos en Estados Unidos y México.

El acuerdo también exigirá que entre el 40 y el 45% del contenido de los vehículos sea hecho por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora, declaró el segundo funcionario.

¿Qué fue y que sigue?

Ahora debe sumarse a las negociaciones el gobierno de Justin Trudeau. Se espera que se reincorpore Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, a un formato de negociaciones trilateral, con un límite de cuatro días para tocar los mismos tópicos —30 temas pendientes— de la negociación bilateral entre México y Estados Unidos.

Peña Nieto dijo en Twitter que habló con Trudeau poco antes de que el presidente de Estados Unidos anunciase haber alcanzado “muy buen acuerdo” con México, y lo llamó a sumarse la negociación.

“Le expresé la importancia de su reincorporación al proceso, con la finalidad de concluir una negociación trilateral esta misma semana”, dijo Peña Nieto.

Freeland ha estado a la espera de que México y Estados Unidos lleguen a un acuerdo en principio para poder sumarse a las negociaciones, con la meta trazada de conseguir un nuevo tratado trilateral a más tardar el 1 de septiembre, fecha límite para que los mandatarios actuales de los tres países firmen el TLCAN actualizado.

La fecha límite se debe a que quieren firmarlo antes de que el presidente, Enrique Peña Nieto, entregue el cargo al mandatario electo, Andrés Manuel López Obrador, el 1 de diciembre, y para esto, el Congreso estadounidense debe ser informado del pacto del TLCAN 90 días antes.

El acuerdo, vigente entre México, Estados Unidos y Canadá desde 1994, está bajo revisión desde agosto de 2017 a petición de Trump, que lo considera “un desastre” para su país y amenazó incluso con abandonarlo o entablar acuerdos separados con los otros dos socios.

El TLCAN es una zona libre de comercio en la que viven 450 millones de personas y que mueve más de un billón de dólares al año.

Trump impulsó la renovación del TLCAN hace más de un año, quejándose de que el pacto ha beneficiado a México en detrimento de los trabajadores y la manufactura de su país. La renegociación del TLCAN fue una de sus principales promesas de campaña.

Según reportes de prensa, el nuevo pacto comercial aumentará el requisito de contenido regional en vehículos producidos en América del Norte, pasando del actual 62.5% al 70 por ciento. Además, se exigirá que 40% del valor provenga de zonas con salarios de unos 16 dólares la hora. Los vehículos ensamblados en plantas existentes que no cumplan con esto pagarán aranceles de 2.5 por ciento.

 

TEMAS


Donald Trump - Guerra Comercial Trump - Nafta - Tlcan