México y Estados Unidos pactan explotación en el Golfo

Ripe

Los gobiernos de México y Estados Unidos suscribieron un acuerdo que pretende asegurar jurídicamente los hidrocarburos de los yacimientos transfronterizos en el Golfo de México, evitar la explotación unilateral y fortalecer la seguridad energética de la región.

El documento, que aún deberá ratificar el Senado mexicano, fue firmado por la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

En este marco, el presidente de México, Felipe Calderón dijo que el acuerdo servirá para aprovechar recursos energéticos de manera más eficiente y que ahora están subutilizados por no explotar los yacimientos transfronterizos. Además, dijo, se espera que maximice la explotación de hidrocarburos, fortalezca la seguridad energética y aumente los ingresos públicos a través de Petróleos Mexicanos (Pemex).

'En otras palabras, y con absoluta franqueza, con esto se termina el viejo temor que, honestamente, existía entre muchos mexicanos de que el petróleo de México fuera extraído unilateralmente desde el otro lado de la frontera. El llamado efecto popote. Lo mejor es que cualquier yacimiento conjunto se explote conjuntamente y las ganancias se distribuyan equitativamente', indicó.

Hillary Clinton destacó que por primera vez las compañías privadas de Estados Unidos podrán colaborar con Pemex para la explotación de yacimientos.

'Estos yacimientos podrían contener reservas considerables que beneficiarían tanto a México como a Estados Unidos, pero (ahora) no necesariamente se dividen de manera ordenada en la frontera marítima, lo cual podría dar raíz a disputas', argumentó.

El secretario de Energía de México, Jordy Herrera, comentó que hasta ahora la falta de certeza jurídica en esta materia ha causado que Pemex no tenga incentivos para invertir en la exploración y explotación en el Golfo de México.

El acuerdo contempla la notificación de la existencia de un yacimiento transfronterizo, determina qué porcentaje de los recursos le corresponden a cada uno de los países y un plan de desarrollo que permita maximizar la recuperación de los hidrocarburos, estrategia encaminada a que Pemex sea más eficiente.

En ese sentido, el presidente Felipe Calderón afirmó que Pemex podrá adquirir experiencia y tecnología de punta. Recordó que el acuerdo, que prevé mecanismos de solución de controversias, se negoció con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el 2010. En el marco de las reuniones preparatorias de la cumbre del G-20.

'Hago un llamado respetuoso para que la Cámara Alta pueda analizar y en su caso, si así lo considera, aprobar este acuerdo, porque constituye una herramienta poderosa para seguir impulsando el desarrollo de nuestro querido México', expuso el mandatario.

Con el acuerdo, explicó el miembro de la Comisión de Energía del Senado, Juan Bueno Torio, se establecen las bases para unificar trabajos, de manera que las dos naciones podrán explorar y producir hidrocarburos sólo de manera conjunta o someterán a la aprobación del otro sus planes de desarrollo individuales en yacimientos localizados a 3 millas de la frontera marítima (de cada lado) que corre de manera horizontal desde Texas hasta la Península de Yucatán, la cual se ha mantenido intacta debido a la falta de acuerdos bilaterales.

Bueno Torio explicó que el acuerdo será turnado a las comisiones de Asuntos Fronterizos del Norte y de Energía del Senado para que se apruebe a más tardar en esta Legislatura, ya que de no hacerse perderá vigencia y deberán repetirse los trabajos que 'tanto tiempo les ha llevado lograr, por falta de definiciones claras en esta materia', dijo.

TEMAS


Estados unidos - México