Mitt Romney lleva delantera en el ‘Súper Martes’

Reuters

Mitt Romney llevaba la delantera en las contiendas de la carrera por la nominación presidencial republicana en Estados Unidos, reforzando su dominio, pero en Ohio, el más disputado del día de los 10 estados en disputa, el resultado estaba reñido.

Romney ha ganado en Virginia, Vermont y Massachusetts, como se esperaba, mientras que su más cercano rival, Rick Santorum, se impone en Oklahoma y Newt Gingrich triunfa en su estado natal de Georgia, según proyecciones de cadenas de televisión.

Los resultados de los otros cinco estados que realizan votaciones el "Súper Martes", el mayor día de primarias y asambleas populares hasta la fecha en la campaña por la nominación presidencial del Partido Republicano, se esperan en las próximas horas.

En juego están 419 de los 1.144 delegados necesarios para definir quién será el contendor del presidente Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre de este año.
Las encuestas muestran que Romney efectivamente revirtió una ventaja de dos dígitos de Santorum en Ohio, un estado tradicionalmente clave que puede tener un rol importante en la definición de la carrera republicana.

Las cadenas de televisión dijeron que la carrera en Ohio es tan reñida que es difícil anticipar un ganador.

También se realizaron votaciones en Tennessee, Idaho, Alaska y Dakota del Norte.

Una victoria en Ohio y un buen desempeño en otros estados convertiría a Romney, ex gobernador de Massachusetts, en el favorito para ganar la nominación después de una batalla de meses, en la que ha sido desafiado por una serie de candidatos conservadores.

Incluso sin un triunfo en Ohio, su fortaleza en otros estados parece garantizar que ampliará su ventaja en la cantidad de delegados.

"Este es un proceso de reunir suficientes delegados para convertirse en nominado, y creo que estamos en camino a lograr eso", dijo Romney después de votar en el pueblo de Belmont, Massachusetts.

Pero si el desempeño de Romney no cumple con las expectativas, podrían resurgir las dudas sobre su capacidad para conseguir la nominación mientras los republicanos continúan con sus batallas estado por estado para escoger a su nominado en su convención en agosto.

Romney, quien construyó una fortuna de al menos 200 millones de dólares como ejecutivo de empresas privadas, ha luchado por conectarse con los conservadores y los votantes de clase media y baja en una campaña que se ha concentrado en su carrera como empresario.

"Él en realidad no sabe qué representa", dijo Katherine Frenz, de 36 años, una partidaria de Santorum en Hilliard, Ohio. Santorum, ex senador de Pensilvania, ha conseguido el apoyo de conservadores religiosos gracias a su oposición al matrimonio entre homosexuales y su postura frente a temas sociales complejos.

Él ha luchado contra acusaciones de que su carrera en el Senado lo convierte en un burócrata de Washington, lo que alejaría a los votantes independientes. El ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Newt Gingrich, contaba con un triunfo en el estado de Georgia para meterse en la pelea. Ron Paul, un congresista de Texas conocido por sus posturas liberales, espera lograr su primera victoria en Alaska.