Monedas en América Latina caen a niveles de 2,7% ante la fortaleza del dólar

Especulaciones sobre el futuro del peso afectaron a esa economía por encima de las demás de la región.

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

La caída de casi 14% del peso argentino, lo que lo llevó a nuevos mínimos históricos desde 2009, llevó al Banco Central de Argentina (BCA) a tomar medidas. La autoridad monetaria elevó los tipos de interés a 60%, lo que representa un incremento de 15 puntos porcentuales (pp) respecto a 45% en el que estaban.

Aunque ha sido la moneda que más bajó en la región las últimas horas, reflejó una tendencia que se vio en América Latina. Un ejemplo de esto es que el índice Laci, que mide el comportamiento de las economías emergentes, cerró este jueves con una caída ponderada de 2,7%.

Al peso gaucho lo siguió el chilena, con -1,80%, el real brasileño, -1,50%, el peso colombiano, 1,10%. El sol peruano fue el de menor impacto con una baja de -0,60%.

Los analistas señalaron que son varias las razones que intervinieron. Por ejemplo, un primer factor viene desde Buenos Aires. Allí el Gobierno consideró que hay un ataque económico con las especulaciones detrás del futuro del peso.

El analista de divisas del Banco de Bogotá, Gustavo Acero Ramírez, explicó que “desde ya se está hablando en que no se logre la meta de inflación que tiene el presidente Mauricio Macri, expectativa que está en 15% para terminar 2018. Además cuando hay una presión alcista sobre el tipo de cambio esto puede afectar la compra de bienes transables y por ende también las importaciones se vuelven más costosas, así nace el escepticismo del mercado para los indicadores macroeconómicos”.

Hay que recordar que la decisión del Banco de Argentina de subir las tasas, se produce un día después de que Macri expusiera un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el adelanto de “todos los fondos necesarios” del crédito de US$50.000 millones concedido en junio, un anuncio que, lejos de “eliminar cualquier incertidumbre”, como señalaba ayer el presidente argentino, ha exacerbado la desconfianza de los inversionistas hacia la economía del país austral.

Por otro lado, sobre los demás factores que golpearon a la región, se suma la volatilidad de los últimos tres meses por la que ha pasado el petróleo. Al finalizar la jornada de ayer, el Brent terminó ganando 0,4% y llegó a US$77,5, mientras que el WTI, que también subió a niveles de 0,62% quedó en US$70.
Otro golpe lo propinó la lira turca que completó una semana en la que aún no da señales de fortalecimiento. Solo el jueves cayó otro 2,1%, en gran parte por la baja de las acciones de los bancos de ese país.

Finalmente, el buen momento del dólar y la tensión comercial de Estados Unidos, fueron otros detonantes para los emergentes. La divisa se fortaleció el jueves por primera vez en cinco días porque disminuyó el apetito por activos de riesgo y el presidente Donald Trump dijo que podría agregar nuevos aranceles a importaciones chinas.

Dólar avanza frente a moneda gaucha
En lo que va de año, el peso argentino se ha depreciado alrededor de 70% frente al dólar y la tendencia se ha agudizado desde mayo pasado, cuando la subida de los tipos de interés en Estados Unidos afectó a mercados emergentes como el argentino, y desde mediados de agosto, tras el fuerte derrumbe de la lira turca. El 13 de agosto, el BCA decidió subir de forma extraordinaria los tipos de interés de referencia a 45%, desde 40%, así como dejar de vender los dólares que obtuvo del FMI.

TEMAS


Mauricio Macri - Argentina - Monedas en la región - Monedas