Moody’s admite que recorte de nota complica a España, pero insiste en que es su deber

Ripe

La analista de Moody’s para la banca española, María Cabanyes, asegura que la agencia es consciente de que la banca tiene que enfrentarse a un “entorno complicado”, pero defiende que su deber es “reflejar al mercado nuestras opiniones”.

Moody's rebajó ayer el ráting a 16 entidades españolas, en un movimiento que ya era esperado por el mercado. De hecho, según dijo esta mañana la responsable de la agencia para la banca española a Expansion.com, la rebaja de la calificación es, en parte, consecuencia del empeoramiento de nota de la deuda soberana del país del pasado febrero.

Los bancos afectados no parecen estar sufriendo hoy en bolsa las consecuencias de la decisión de Moody's. Sin embargo, la rebaja ha tenido gran repercusión en los medios internacionales, que hoy se hacen eco del delicado momento que atraviesa el sistema financiero español.

De hecho, en los bancos españoles el malestar por la decisión de Moody's es grande. Desde las entidades lamentan que la actuación de las agencias está siendo procíclica y no ayuda a superar las dificultades a las que se enfrentan, sobre todo por lo que atañe el acceso a los mercados de financiación.

Cabanyes, sin embargo, defiende que, a pesar de ser conscientes de que el momento es complicado, Moody's tiene que cumplir con su papel, que es lo de informar al mercado de las opiniones que tiene sobre las entidades que califica. La rebaja a las entidades españolas, explica la analista, tiene su justificación en el entorno económico adverso en el que tienen que operar los bancos, caracterizado por la recesión, el paro y el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Moody's mira con preocupación el deterioro de la calidad crediticia que, en su opinión, ya no afecta sólo al sector inmobiliario, sino que puede empezar a expandirse a las demás carteras. La morosidad de la banca española roza ya el 8,5%, según los datos difundidos hoy por el Banco de España.

La analista también cita entre los motivos de preocupación las dificultades que tienen las entidades para acceder a los mercados de financiación, lo que está incrementando la dependencia del Banco Central Europeo (BCE). La deuda de los bancos que operan en España con el organismo que preside Mario Draghi ha alcanzado los 263.535 millones en abril, marcando, mes tras mes, nuevos récords históricos.

Según Moody's, la liquidez que el BCE ofrece a los bancos es uno de los factores que ayudan a mitigar la rebaja de la calificación. No obstante, la agencia destaca que este apoyo no es permanente y que las entidades tienen que encontrar otras formas de financiación o incrementar su desapalancamiento. Con todo, Cabanyes recuerda que, cuando en el primer trimestre se han producido ventanas para poder acceder a los mercados, que ahora están cerrados a cal y canto, "las entidades más fuertes y sólidas las han aprovechado".

La analista también destaca como factores positivos que el Gobierno ha demostrado que está dispuesto a apoyar a las entidades que lo necesiten y que la banca española ha incrementado su capacidad de absorción de pérdidas, gracias al incremento de los niveles de solvencia en los últimos trimestres.

TEMAS


España - Moody's