Moody’s recortó la nota de Telefónica por su exposición en Europa

Ripe

Moody’s recortó la clasificación de Telefónica de ‘Baa1’ a ‘Baa2’ debido a las dudas sobre la economía española y su impacto directo en los resultados de la compañía. Además, la agencia mantiene la calificación en revisión con perspectiva negativa.

Tres son los principales motivos que la agencia esgrime en su nota para esta revisión a la baja de nota del grupo de telecomunicaciones español.

El primero, sus dudas sobre la evolución macroeconómica de España y el consiguiente impacto en el consumo, que "continuará afectando a los ingresos" de Telefónica en este mercado.

Hay que recordar que Moody's rebajó la semana pasada en dos escalones la calificación de España, hasta 'Baa3', a un escalón del bono basura. Es decir, la calificación de Telefónica está un peldaño por encima de la de España.

La agencia alude a los "múltiples canales de contagio que existen" entre la deuda de un país y sus empresas. "La debilidad de la solvencia crediticia de Gobierno español crea un riesgo de contagio para los emisores con domicilio en o materialmente expuestos a España", señala la nota.

A juicio de Moody's, la compañía no tiene la fortaleza financiera ni el acceso a la liquidez suficiente para distanciarse de la rebaja de ráting a España, según explica Carlos Winzer, principal analista de la agencia para Telefónica.

El segundo factor es la generosa política de retribución al accionista de la compañía. La agencia considera que reduce las posibilidades de Telefónica para generar flujo de caja con la que recortar su deuda.

A finales de mayo, Telefónica anunció que contaba con 11.400 millones en líneas de crédito sin utilizar y que había refinanciado todos sus vencimientos de deuda en 2012 y prefinanciado más del 40% de los vencimientos en 2013.

En tercer lugar, Moody's se refiere a los riesgos asociados a su proceso de desapalancamiento, que puede complicar conseguir las ratios necesarias para tener un ráting mayor.

"Estamos particulamente preocupados por la debilidad de las ratios financieras de Telefónica y no esperamos que cumpla con las estimaciones para el nivel previo de ráting en el corto y medio plazo", indica el informe de la agencia.

La calificación de Telefónica se mantiene en revisión con perspectiva negativa -al igual que el ráting de España-, y será revisada teniendo en cuenta, entre otros factores, un debilitamiento de la actividad económica y problemas para acceder a financiación, así como un aumento de los costes para conseguir esta financiación.

Moody's consideraría una subida del ráting hasta 'Baa1' si Telefónica reforzara de forma significativa sus ratios de deuda como resultado de mejoras en su flujo y caja y una reducción de su deuda.

TEMAS


España - Telefónica