Morales expropió filial local de la española Red Eléctrica por inversiones insuficientes

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Tan solo dos semanas después de que Argentina expropiara YPF a la petrolera española Repsol, el Gobierno de Bolivia decidió ayer nacionalizar la filial local de la también española Red Eléctrica Española (REE).

REE adquirió el 99,94% de las acciones de Transportadora de Electricidad (TDE) en 2002 y el 0,06% restante quedó en manos de los trabajadores de la compañía boliviana. El presidente de Bolivia, Evo Morales, hizo el anuncio de expropiación ayer durante el Día del Trabajo y pocas horas antes de inaugurar con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, la segunda planta procesadora de gas en el sur del país.

A través de un decreto se aprobó la nacionalización de la totalidad del paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional-SAU, subsidiaria de REE, en TDE. La expropiación se hace en favor de la estatal Empresa Nacional de Electricidad (Ende).

En opinión de Morales, la inversión que ha hecho la compañía española ha sido insuficiente. "La empresa internacional en 16 años apenas ha invertido US$81 millones, una inversión en término medio de cinco millones al año", agregó.

Estas movidas de privatización en la Región se hacen un par de semanas después de que mandatarios como Felipe Calderón de México alzaran su voz en contra del proteccionismo y exhortaran a una mayor apertura comercial en la VI Cumbre de las Américas.

A aquella voz se unió la del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien recientemente le dijo a su homólogo español, Mariano Rajoy, que en Colombia hay reglas de juego estables.

La expropiación se hizo del 51% de Repsol puso en alerta a la comunidad internacional y a países más abiertos a la inversión extranjera como Brasil, México y Colombia. Esta y la que llevó acabo Morales hacen parte de una oleada de privatizaciones en América Latina, en la que se destacan las del presidente venezolano Hugo Chávez, cuando desde 2007 decidió trabajar su agenda socialista con la toma de control de empresas del sector eléctrico, petrolero y de telecomunicaciones.

Las empresas de España no son las únicas afectadas, pero sí  están dentro de la marea de esta oleada. No hay que olvidar que el Perú desvinculó en enero la renovación de licencias de Telefónica, por una deuda tributaria pendiente con ese país.   

TEMAS


Bolivia