Nicaragua deja de pelear por las islas de San Andrés, pero quiere el área marítima

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Los argumentos presentados por Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, apuntan a que se declare a San Andrés, Providencia y Santa Catalina, como territorio en ultramar colombiano, para tener acceso a la plataforma continental que la rodea, cuyo potencial de hidrocarburos aun está por determinarse.

Dicho de otro modo,Nicaragua pretende que las islas sigan siendo reconocidas como colombianas pero ubicadas en aguas nicaragüenses.

En las audiencias que se realizan esta semana en La Haya, Nicaragua ya presentó sus argumentos en la parte oral del proceso. Hoy será el turno del equipo colombiano.

A razón de que la Corte Internacional ya falló sobre la validez del tratado Esguerra-Bárcenas (1928) que fija a las tres islas más grandes como territorio colombiano, los centroamericanos han optado por pelear por la plataforma continental. En especial están en disputa los cayos de Roncador, Serrana y Quitasueño, lo cuales han pertenecido a la jurisdicción colombiana, y el resto de zona marítima al oriente del meridiano 82, que compone alrededor de 50.000 kilómetros cuadrados.

Si la demanda, que se entabló en 2001, llega a una sentencia este año a favor de Nicaragua, Colombia perdería gran parte de sus posesiones en la zona.

'La consecuencia lógica es que Colombia vería sustancialmente reducida el área del mar territorial y San Andrés y Providencia quedarían como territorios de Colombia sobre aguas nicaragüenses', dijo Andrés Molano, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

'Nicaragua quedaría con soberanía sobre las aguas alrededor de las islas, no sobre la tierra', añadió, un beneficio valioso, principalmente porque el país centroamericano tendría acceso a la plataforma continental y sus recursos.

'Hay expectativas en cuanto a la presencia de hidrocarburos. De ahí su importancia. No hay una cifra precisa pero las expectativas con los trabajos es que haya grandes descubrimientos y solo se puede saber explorando más', comentó Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo.

'Algunas de las exploraciones son muy cercanas a la frontera. Colombia, sin embargo, decidió por consideraciones ambientales que en esas áreas en particular no se podía hacer la actividad petrolera', agregó.

En efecto, la Agencia Nacional de Hidrocarburos suspendió la suscripción de contratos para exploración y producción de hidrocarburos en las dos áreas asignadas en los alrededores del archipiélago, que tenía Repsol.

'Hoy en día las reclamaciones están basadas en sus recursos energéticos. Tiene que haber recursos importantes ya que la reclamación ha sido más vehemente cada día', dijo Álvaro Younes, director de Fedispetroleo, quien comentó que a pesar de haberse suspendido las exploraciones 'las ganas son muchísimas'.

En las audiencias de esta semana solo se discutirá sobre la delimitación de la frontera y la soberanía sobre los cayos pero no se proferirá sentencia al culminar. La decisión final se espera para el segundo semestre de este año.

El equipo de Colombia que argumenta hoy está conformado por los abogados James Crawford y Rodman Bundy y excancilleres y exembajadores Julio Londoño Paredes y Guillermo Fernández de Soto, y el exembajador en La Haya, Francisco José Lloreda.

Límite en el meridiano 82 desde 1930
En 1930 Nicaragua y Colombia firmaron el Acta de Canje del Tratado de Esguerra-Bárcenas, firmado en 1928, y se determinó por sugerencia de Nicaragua un límite marítimo a partir del meridiano 82 de Greenwich sobre la base de que el Archipiélago de San Andrés no se extiende al occidente del referido meridiano.

Es por eso que las islas Mangles situadas al occidente del meridiano 82 quedaron como de Nicaragua y los cayos de Roncador, Quitasueño y Serrana, localizados al oriente del meridiano, resultaron de Colombia, los cuales además estaban en litigio con Estados Unidos.

TEMAS


Colombia