No se reportan víctimas ni daños graves tras el sismo que afectó hoy el sur de México

Un fuerte sismo de magnitud 7,4 sacudió el martes México, cerca de la costa del Pacífico, causando daños menores en edificaciones de la capital y el derrumbe de varias casas en zonas rurales, aunque sin reportes de víctimas.

Dentro de México el sismo fue sentido con más intensidad en los sureños y costeros de Guerrero y Oaxaca y en los centrales de Puebla y Estado de México, además del Distrito Federal.

Miles de personas evacuaron edificios en la Ciudad de México y se agolparon en las calles buscando refugio ante eventuales derrumbes bajo el sol del mediodía, en pleno horario de trabajo y de cursos escolares. Mientras que los sistemas de comunicación colapsaron y se reportaron cortes del servicio eléctrico.

Aunque en la mayoría de las zonas donde se sintió el temblor las autoridades sólo reportaron pequeñas averías y roturas de vidrios, en el estado de Guerrero la afectación fue mayor y su gobernador, Ángel Aguirre, dijo que "más de 500 casas fueron colapsadas, dañadas, algunas se vinieron abajo".

"Estamos estableciendo albergues y revisando todo lo que son escuelas y edificios públicos, afortunadamente hasta este momento no tenemos ningún reporte ni de lesionados, ni de pérdidas humanas", dijo en entrevista con Milenio televisión.

Por su parte, el presidente Felipe Calderón dijo poco después del movimiento telúrico que "no se reportan hasta el momento daños graves por sismo", que se sintió hasta en Guatemala y tuvo varias réplicas.

El habitual caótico tráfico de la capital se complicó aún más por las evacuaciones y porque algunos semáforos dejaron de funcionar.

"Nunca había sentido uno tan fuerte, creí que se caía el edificio", dijo Sebastián Herrera, de 42 años, a cargo de un negocio de impresión digital en una zona céntrica de la capital, donde las autoridades informaron sobre fisuras en decenas de edificios y seis hundimientos.  

 

TEMAS


México