Nueva oleada de indicadores apunta a que la crisis en Europa seguirá agravándose

Ripe

Los últimos indicadores no muestran ninguna mejora en el panorama económico en Europa. Si bien el Producto Interno Bruto (PIB) de Alemania mostró un avance en el primer trimestre, el resto de los indicadores de la región no arrojan el mismo optimismo.

El PIB alemán aumentó durante el primer trimestre de este año 0,5% en comparación con el año anterior gracias a las exportaciones, anunció la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que confirmó sus cifras provisionales hechas públicas hace dos semanas.

Las autoridades de la agencia subrayaron que la creciente demanda de productos alemanes ha hecho que el crecimiento recupere fuerza tras el retroceso sufrido en el último trimestre de 2011, cuando la economía se desaceleró 0,2%, su primera caída desde la crisis de 2009. Además, esperan que el aumento del PIB se ralentice en los próximos meses aunque aseguran que Alemania continuará creciendo y estiman que en 2012 el Producto oscilará entre 0,5% y 1,0%.
 
Sin embargo, el cada vez menos favorable panorama económico de sus vecinos europeos podría afectar a las exportaciones germanas. De hecho, el índice de confianza empresarial alemán según refleja la encuesta del Instituto de Investigación Económica alemán (IFO) cayó en mayo más de lo previsto a 106,9 puntos, con lo que se rompen seis meses consecutivos de alzas, y apunta a que las empresas alemanas temen que la situación desfavorable se prolongue durante los próximos meses.
 
El empeoramiento del ambiente ha hecho también que "los planes de empleo tengan actualmente y por primera vez desde hace meses una perspectiva defensiva", dijo el presidente de Ifo, Hans-Werner Sinn.
 
El caso de Francia no es muy distinto, ya que la confianza empresarial cayó por segundo mes consecutivo por el empeoramiento de las perspectivas de la eurozona y debido a que las órdenes cayeron. El sentimiento entre los ejecutivos de fábricas bajó a 93 puntos en mayo desde 95 en abril, informó la oficina de estadísticas nacional Insee. Los gerentes señalaron que los pedidos se redujeron notoriamente, y continuaron siendo inferiores a su media a largo plazo.
 
Eurozona en mínimos
Y la actividad en el sector privado de la eurozona tampoco está mostrando mejores resultados. El índice de compras de gerentes (PMI) arrojó datos preliminares de mayo que muestran que se desplomó a un mínimo de tres años a 45,9 puntos tras la corrección a la baja de Alemania y Francia, según el informe agencia Markit. El reporte indica que Alemania ha registrado "una caída marginal de la producción manufacturera combinada con la actividad del sector servicios, la primera contracción de este tipo desde noviembre del año pasado y tan sólo la segunda en los últimos 34 meses", y aunque ha podido crear empleo, lo ha hecho de un modo marginal. En Francia, el ritmo de declive se aceleró hasta su nivel más rápido desde abril de 2009. En el resto de la zona euro, el ritmo de contracción siguió siendo intenso y fue el más rápido observado desde junio de 2009.
 
China también retrocede
Mientras tanto, en China los datos tampoco han sido muy alentadores. Las industrias chinas sufrieron un duro golpe en mayo, debido a que las órdenes de exportaciones cayeron fuertemente, lo que sugiere que persiste la debilidad que exhibieron datos económicos de abril, aún cuando se busca apuntalar el crecimiento.
 
El índice de gerentes de compras (PMI) de HSBC, el primer indicador de la actividad industrial de China, retrocedió a 48,7 puntos en mayo desde una cifra revisada de 49,3 puntos en abril. Esto marca el séptimo mes consecutivo en que el PMI queda por debajo del umbral de 50 puntos, lo que indica una contracción.
 
Las débiles cifras de abril, dadas a conocer este mes, fueron seguidas rápidamente por un tercer recorte desde noviembre de los requisitos de reservas para las instituciones financieras por parte del banco central, para permitir que fluya más
crédito a la economía.
 
Auguran recortes en BCE
El banco estadounidense JPMorgan cree que la recesión a la que se enfrenta Europa obligará al Banco Central Europeo (BCE) a flexibilizar su política monetaria y pronostican una bajada de tasas en septiembre hasta 0,75%. Además, espera que el BCE ponga en marcha nuevas medidas de liquidez a largo plazo. El analista de JPMorgan, Greg Fuzesi, aseguró a MarketWatch que los débiles datos macroeconómicos de la región "presionarán (al BCE) para que dé una respuesta al problema, aunque ya tenga la sensación de haber hecho suficiente para apoyar a la zona euro", citó el diario español Expansión. Citigroup, por su parte, también estima que el banco central recortará sus tasas, pero dentro del tercer trimestre, antes de una posible salida de Grecia de la eurozona en 2013. Esta proyección sobre la economía griega es compartida también por el economista conocido por predecir la crisis financiera de 2008, Nouriel Roubini, quien apuesta a que la salida del euro será este año o el próximo.
 

TEMAS


China