Remezón cambiario en Argentina obliga al banco central a subir la tasa en 500 puntos base

Situación amenaza con echar por tierra los esfuerzos del presidente Mauricio Macri por recuperar la confianza de los inversionistas y reimpulsar la economía.

Diario Financiero

Los temores financieros que han rondado a Argentina desde principios de mayo se hicieron realidad ayer, cuando la moneda del país anotó un nuevo mínimo histórico frente al dólar y obligó al banco central a intervenir tras una reunión de emergencia.

La divisa estadounidense superó ayer la temida barrera de los 30 pesos argentinos y se acercó a los 31, en parte debido al contagio de la crisis cambiaria en Turquía sobre el mundo emergente.

Pero el golpe también llegó en medio de las investigaciones judiciales por los llamados “cuadernos de las coimas”, que revelaron una compleja trama de corrupción entre empresarios y funcionarios de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

La autoridad monetaria, que preside Luis Caputo, celebró ayer una reunión de emergencia y decidió por unanimidad aumentar la tasa de interés de referencia en 500 puntos base, hasta un máximo histórico de 45%, que se mantendrá “por lo menos hasta octubre”.

En mayo, había incrementado los tipos hasta un 40%, poco antes de que el gobierno decidiera recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para pedir un rescate, cuando el dólar se alzaba por sobre los 23 pesos argentinos.

En conversación con el diario local El Cronista, el economista de EcoLedesma, Gabriel Caamaño, advirtió que “el gobierno se va quedando sin medidas que no sean manotazos de ahogado”. “Si no acompaña lo externo es muy difícil salir de donde nos metimos, buena parte es heredada, pero también luego profundizada por errores de diagnóstico, implementación, internas, etc”, sentenció.

Además de aumentar el tipo de interés, el emisor argentino suspendió el programa de subasta de dólares y lanzó un programa de cancelación de bonos. El objetivo, según Caputo, “es eliminar el stock de Lebacs -letras del banco central- antes de fin de año”, tal y como se acordó con el FMI, para tratar de recuperar la calma en el mercado.

También anunció que hoy inyectaría US$ 500 millones al sistema financiero. Ello, dijo la entidad, “en respuesta a la coyuntura externa y el riesgo de que implique un nuevo impacto sobre la inflación doméstica”.

Los tropiezos de Macri
El nuevo salto del dólar en la nación trasandina amenaza con echar por tierra las intenciones del presidente Mauricio Macri de recuperar la confianza de los inversionistas y reimpulsar la economía del país.

El mandatario, quien evalúa postular a la reelección el próximo año, tiene pendiente una agenda de reformas con el objetivo de reducir el déficit fiscal y controlar la inflación que, tal y como ha reconocido, podría cerrar este año por encima del 30% anual.

Pero, desde mayo, los esfuerzos de la Casa Rosada se han abocado al control de la crisis del dólar, que podría acelerar aún más los precios al consumidor y profundizar la desaceleración de la actividad económica que cayó 5,8% en mayo con respecto al mismo mes de 2017.

El jefe de Estado se vio obligado a cambiar al titular del banco central y reformar su equipo económico, mientras prepara recortes de subsidios que harán subir el precio de una serie de servicios básicos. Mientras, hace frente a los efectos de la nueva escalada cambiaria que impulsó ayer nuevamente el riesgo país hasta superar los 730 puntos, el nivel más alto desde febrero de 2015.

En tanto, ante los rumores de la posible instalación de un nuevo cepo cambiario, el gobierno ratificó que la medida en el pasado fue un “fracaso” y que no es una opción.

La carta de Washington
En mayo, con la debacle cambiaria desatada, Macri rompió un prolongado letargo en la relación del país con el FMI al pedir un rescate que, finalmente, fue aprobado por la entidad internacional.

Ayer, el propio Fondo emitió un comunicado en que respaldó las acciones de Buenos Aires para contener la caída del peso.

“El plan de las autoridades argentinas ha sido diseñado cuidadosamente”, sostuvo el vocero del FMI, Gerry Rice, en un comunicado. “La implementación de este plan removería una fuente importante de vulnerabilidad, además de contribuir a un marco de política monetaria más efectiva”, apuntó.

El funcionario agregó que el Fondo “respalda los esfuerzos de las autoridades en esta área, que son consistentes con los entendimientos alcanzados en el acuerdo” logrado en mayo.

Pero, para Caamaño, “la bala del FMI ya está gastada. Lo único que podría ganar tiempo es alguna revisión del acuerdo que, como mínimo, adelante la agenda de vencimientos” de los bonos emitidos en los últimos meses.

Fernández recusa a juez, que ordena allanar su casa
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, recusó ayer por parcialidad al juez y al fiscal que llevan adelante la investigación de una amplia red de sobornos que involucra a importantes empresas y políticos, incluida la exmandataria. Una vez más ante la justicia, ahora por el caso de los llamados “cuadernos K”, la senadora presentó su defensa por escrito en el que consideró que ni el juez Claudio Bonadio, ni el fiscal Carlos Stornelli, han sido imparciales y pidió la nulidad del juicio. Por su parte, Bonadio ordenó un allanamiento en dos departamentos del edificio donde vive la exmandataria, activando un operativo de la Policía Federal en horas de la tarde.

TEMAS


Economía argentina - Argentina - Bancos - Bolsas - Cristina Fernández de Kirchner - Mauricio Macri